EE.UU. congela más de 100 millones de dólares para asistencia de seguridad en El Líbano

David Hale, el principal diplomático de carrera del Departamento de Estado, reconoció el congelamiento de esos fondos mientras hablaba bajo juramento a los legisladores en la investigación del juicio político contra Trump.

Washington congela más de 100 millones de dólares en ayuda de seguridad a El Líbano, afirma subsecretario de Estado.

El gobierno del presidente Donald Trump estaría reteniendo asistencia de seguridad al Líbano por valor de más de 100 millones de dólares, ocultando el papel que desempeñan en esos hechos legisladores y responsables políticos, confirmó públicamente un alto funcionario del Departamento de Estado.

David Hale, el principal diplomático de carrera del Departamento de Estado, reconoció el congelamiento de esos fondos mientras hablaba bajo juramento a los legisladores en la investigación del juicio político contra Trump.

 

Al preguntarle sobre el controvertido retraso en la asistencia militar a Ucrania, Hale dijo que no se trataba de un caso aislado y señaló a El Líbano.

"A partir de finales de junio me llegó información de que se había suspendido tanto la ayuda a Ucrania como la ayuda militar al Líbano sin ninguna explicación", enfatizó Hale, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, según una transcripción publicada por los legisladores a finales del lunes.

"Todavía no ha sido liberado", apuntó en su declaración del 6 de noviembre cuando se le pidió que abordara el estado de la ayuda al Líbano.

Al explicar por qué la Casa Blanca no estaba desembolsando el dinero aprobado por el Congreso, Hale comentó que aparentemente había "una disputa sobre la eficacia de la ayuda", pero su respuesta completa fue redactada.

La administración Trump, que no ha argumentado su decisión, ha presionando para que se bloquee a Hizbullah, partido político que tiene escaños en el Parlamento libanés y es aliado de Irán.

La congelación de la ayuda se produjo antes del estallido de protestas masivas en El Líbano, que ocurrieron  debido a reclamos por mejoras económicas y contra la corrupción. El escenario provocó la dimisión del primer ministro Saad Hariri.

Dos altos demócratas, en una carta reciente a la Casa Blanca, dijeron que la "retención indefinida e inexplicable" afectó a 105 millones de dólares en ayuda al Líbano, incluyendo vehículos militares, armas y municiones.

 

Eliot Engel, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, y Ted Deutch, jefe de su subcomisión de Medio Oriente, escribieron que El Líbano "sigue enfrentando amenazas inminentes" a sus fuerzas de seguridad por parte de un resurgente Daesh, así como de Al-Qaeda y sus afiliados, además menciona la creciente capacitad de Hizbullah,

"Un ejército más capaz (las Fuerzas Armadas Libanesas) redunda claramente en interés de Estados Unidos y de El Líbano", escribieron.

Hale dijo que los altos funcionarios del Departamento de Estado y del Pentágono que se ocupan de Medio Oriente se preguntaron si el congelamiento de la ayuda por parte de la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca se había convertido en algo "normal".

No hubo una acusación inmediata de que la administración Trump buscara un beneficio personal al bloquear la ayuda al Líbano.

En el caso de Ucrania, Trump se enfrenta a acusaciones por cargos de haber retenido la ayuda, mientras presionaba a ese país para que desenterrara los trapos sucios de su rival Joseph Biden. Trump sigue negando que hizo algo mal.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció el pasado 30 de octubre que junto a otros seis países habían impuesto sanciones a 25 objetivos vinculados al "apoyo de Irán a las redes radicales", incluida la Resistencia libanesa (Hizbullah), que intentan tildar de terrorista.