Líder del Movimiento Palestino Hamas califica de débil y en retroceso la estructura política israelí

“(Israel) experimenta ya un estancamiento sin precedentes. Tres elecciones en menos de un año y la imputación por corrupción del primer ministro (Benjamín) Netanyahu. Creemos que la estructura política israelí es débil y está en retroceso”, expresó este sábado el jefe de la dirección política del Movimiento de Resistencia Palestina (Hamas), Ismail Haniyeh.

La estructura política israelí es débil y está en retroceso, declara líder del movimiento palestino Hamas.

“(Israel) experimenta ya un estancamiento sin precedentes. Tres elecciones en menos de un año y la imputación por corrupción del primer ministro (Benjamín) Netanyahu. Creemos que la estructura política israelí es débil y está en retroceso”, expresó este sábado el jefe de la dirección política del Movimiento de Resistencia Palestina (Hamas), Ismail Haniyeh.

Sus comentarios se producen días después que el fiscal general israelí imputara a Netanyahu por casos de corrupción y soborno, desafiándolo de cara a nuevos comicios en los territorios ocupados palestinos.

Es la primera vez que un primer ministro israelí se enfrenta a cargos penales ante un tribunal israelí. De hallarlo culpable, Netanyahu podría enfrentar hasta 10 años de prisión por acusaciones de soborno y hasta tres por fraude y abuso de confianza.

El líder de Hamas señaló que la imputación de graves cargos penales contra Netanyahu aumentará la firmeza del pueblo palestino para enfrentarse a los actos ilegales del régimen de ocupación.

“Es una señal para nuestro pueblo palestino, para que sea aún más firme en la defensa de sus derechos, y muestre una mayor resistencia tanto popular como armada”, dijo Haniyeh a los periodistas, al margen de una ceremonia oficial en la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza.   

A principios de esta semana, el vicepresidente de la oficina política de Hamas, Saleh al-Arouri, también comentó que la inestabilidad política israelí apunta al declive del “régimen sionista”.

La decisión del fiscal aumentará la inestabilidad política de dicho régimen que, tras la repetición electoral, no ha conseguido formar gobierno. Además, dificultará que Netanyahu forme parte de un hipotético nuevo ejecutivo.

Netanyahu no es el único funcionario israelí sujeto a investigaciones por supuestos cargos de corrupción. Su esposa Sara también está acusada de malversación de fondos públicos, y otras autoridades son investigadas por fraude.