Premian en Bolivia "labor informativa" de presentador de CNN durante el Golpe de Estado contra Evo Morales

En el acto de "reconocimiento" se encontraba el expresidente cívico Luis Fernando Camacho -uno de los principales instigadores del golpe de Estado contra Evo- ,quien quiere ahora ser presidente de Bolivia.

  • Fernando Del Rincón: ¿Periodista o propagandista?. Foto: Entre Noticias

"Entre Noticias", fundado en 2013 y dirigido por el periodista Rubén Luengas, publicó el 7 de diciembre un trabajo periodístico sobre el premio que le fuera conferido al presentador de CNN, Fernando Del Rincón, por su "labor informativa" durante el golpe de Estado contra Evo Morales.

Luengas apuntó el hecho de que en el acto de "reconocimiento" se encontraba el expresidente cívico Luis Fernando Camacho -uno de los pricipales instigadores del golpe de Estado contra Evo-, quien quiere ahora ser presidente de Bolivia; y donde Del Rincón fue declarado “Huésped Ilustre” y recibió la “Cruz Potenzada”.

En el texto de "Entre Noticias" se lee:

“Declarar es muy fácil, probar y comprobar es lo difícil”, fue la frase con que Fernando del Rincón, abrió uno de sus programas destinado a hablar del “fraude” en las elecciones bolivianas. Pese a todos sus esfuerzos, Del Rincón no lo logró. Declaró mucho y probó poco o nada, pero la ultraderecha fanática de Bolivia le ha premiado su trabajo golpista.

Si alguien dudaba sobre el papel golpista desempañado por CNN y su presentador mexicano Fernando Del Rincón en el golpe de estado contra el presidente Evo Morales, sabrá que este sábado Del Rincón fue distinguido por el comité cívico de Santa Cruz, por su “cobertura a la crisis social y política que derivó con la salida de Evo Morales”.

Del Rincón dijo que Bolivia es un ejemplo para la región, para el continente y el mundo: “¿A quién van a elegir ustedes?” – preguntó el presentador de CNN- a Camacho le respondieron algunas personas. “No sé a quién, pero les pido por favor no vayan a elegir a un payaso. Elijan a alguien que de verdad se preocupe por el pueblo, por el país, que no diga cosas por decir, que no sea un populista y quítenle poder a los políticos. Yo no sé por qué les damos tanto poder. El poder lleva a los bolivianos a los mexicanos a los venezolanos a matarse entre sí”.

Del Rincón dijo ante la audiencia que el próximo presidente bolivianos es un empleado y ustedes son los jefes y cuando quieran lo pueden despedir. Agradeció por la distinción y ratificó su aprecio al pueblo cruceño.

En el acto donde estuvo el expresidente cívico Luis Fernando Camacho, quien quiere ahora ser presidente de Bolivia, Del Rincón fue declarado “Huésped Ilustre” y recibió la “Cruz Potenzada”, el máximo reconocimiento que otorga el Comité a personalidades en señal agradecimiento del “pueblo boliviano” y cruceño en particular.

“Yo normalmente hablo mucho, es mi trabajo y estoy ahora sin palabras, estoy conmovido. Hay algo que me toca la fibra muy fuerte y es que dicen que nadie es profeta en su tierra y esta distinción es algo que creo no merecer tampoco, pero por humildad se acepta porque solo estaba haciendo mi trabajo como periodista. No se piensa nunca participar tal vez en la liberación de un pueblo, en un conflicto o en un acuerdo internacional. La verdad, bien es dicho, nos hará libres y lo que quise hacer es mostrar al mundo la verdad de lo que estaba pensando en Bolivia”, dijo el mexicano ante Luis Fernando Camacho, uno de los principales instigadores del golpe contra Evo Morales.

Del Rincón pidió a los cruceños que se acuerden de lo que se logró no fue por un periodista sino por ellos porque el hecho que yo haya estado o no, nunca hubiera cambiado el resultado en este país. “Fueron las pititas, las personas, ustedes en las calles, voces, yo soy un accidente en el camino que ha marcada historia en este país. Me da mucho gusto ser parte de ese accidente”, manifestó.

Dijo igualmente que trató de no incurrir en el activismo, pero al final asumió una línea activista desde el periodismo para luchar contra la desinformación que acaba con los países, por lo que recomendó a los bolivianos buscar siempre la información correcta para tomar decisiones informadas.

“El peor daño que hacen ahora los gobiernos de cierta tendencia ideológica en Latinoamérica, es la desinformación. Mantener desinformados en un mundo caótico a sus pobladores, los hace más fuertes y nosotros hemos entendido que la solución estaba en sus manos. La información impide que se siga secuestrando nuestras libertades y que logren sus objetivos de enfrentarnos”.

“Declarar es muy fácil, probar y comprobar es lo difícil”, fue la frase con que Fernando del Rincón, abrió uno de sus programas destinado a hablar del “fraude” en las elecciones bolivianas. Pese a todos sus esfuerzos, él tampoco lo logró. Declaró mucho y probó poco o nada.

Pero más allá del uso de la palabra “fraude”, los documentos de la OEA fueron la columna vertebral sobre la que se construyó el relato que habilitó el golpe de estado en Bolivia. La validez de sus conclusiones quedó severamente cuestionada cuando el Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR) dio a conocer su trabajo: ¿Qué sucedió en el recuento de votos de las elecciones de Bolivia de 2019? El papel de la Misión de Observación Electoral de la OEA , que demuele las apresuradas conclusiones del documento apadrinado por Almagro.

El CEPR es un prestigioso centro de investigación con base en Washington, fundado por los economistas Dean Baker y Mark Weisbrot. Su Junta Consultiva incluye a dos premios Nobel de Economía como Robert Solow y Joseph Stiglitz.

El principal argumento de la OEA para reclamar que se repitan las elecciones fue “el cambio drástico y difícil de explicar en la tendencia de los resultados preliminares (del conteo rápido)”. Sin embargo, sostiene el informe del CEPR, “la misión no proporcionó evidencia sustentando estas declaraciones que sugieren que el conteo rápido podría ser incorrecto o difícil de explica”.