Expresidente de Ecuador tilda de acto terrorista de EE.UU. asesinato de general iraní Qasem Soleimani

El expresidente de Ecuador Rafael Correa, tildó de acto terrorista el asesinato del general iraní Qasem Soleimani, en un ataque de Estados Unidos cerca del aeropuerto de Bagdad, capital iraquí, y responsabilizó al dignatario del país norteño, Donald Trump.

  • Expresidente de Ecuador Rafael Correa

El expresidente de Ecuador Rafael Correa, tildó de acto terrorista el asesinato del general iraní Qasem Soleimani, en un ataque de Estados Unidos cerca del aeropuerto de Bagdad, capital iraquí, y responsabilizó al dignatario del país norteño, Donald Trump.

"Lo que ha hecho Trump en Bagdad es un acto terrorista para supuestamente combatir terrorismo", afirmó el exmandatario en su cuenta en la red social Twitter.

Al respecto, alertó que "asesinar a un general de un ejército de un país soberano, fuera de zona de conflicto, y sin batalla alguna, además de un crimen atroz, es una solemne tontería".

Soleimani murió a causa de un disparo, desde un dron, contra el vehículo en el que viajaba en las afueras del aeropuerto de la capital de Iraq.

En el acto también fallecieron otras ocho personas, entre ellas el segundo al mando de las milicias iraquíes, denominadas Unidades de la Movilización Popular, Mehdi al Muhandis.

Numerosas son las muestras de preocupación provenientes de diferentes partes del mundo, tras el incidente, justificado por el mandatario del territorio norteño, con el pretexto de que Soleimani mató o hirió gravemente a miles de estadounidenses durante un prolongado período, y conspiraba para matar a muchos más, pero sin presentar pruebas.

En reacción, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, António Guterres, advirtió que el mundo no puede permitirse otra guerra en el Medio Oriente, e instó a los gobernantes de ambos países a "mostrar un máximo de contención" ante el momento de tensiones.

Por su parte, desde Rusia, el ministro de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, condenó el asesinato del general iraní y lo calificó de abierta violación a las normas del derecho internacional.

En Francia, el Partido Comunista describió el acto como peligrosa locura y una declaración de guerra.

En las redes sociales crecen las denuncias al hecho, no solo desde fuera de Estados Unidos, sino también de parte de legisladores y ciudadanos de esa nación.