El Líbano sigue en el laberinto de la aprobación de su presupuesto

Protestas generalizadas en El Líbano presionan al Consejo de Ministros para la aprobación del presupuesto de 2019, en el cual hay acápites que se dice reducirán los ingresos de pensionados militares y trabajadores estatales.

El Líbano sigue en el laberinto de la aprobación de su presupuesto

El gabinete está obligado a establecer una partida presupuestaria austera, so pena de un colapso económico y de perder unos 11 mil millones de dólares prometidos en una conferencia celebrada el año pasado en París.

Según cifras oficiales, el déficit público libanés sobrepasa los 85 mil millones de dólares, más de 150 por ciento respecto al Producto Interno Bruto y se debe poner coto a esa cifra.

Sin embargo, las primeras medidas adoptadas para detener esa deuda no satisfacen a la población de a pie que de alguna manera conoció de recortes que se proponen en salarios, pensiones, incentivos y prestaciones sociales.

De ahí que se registren plantones y manifestaciones a lo largo de todo el país, pero en especial concentrados frente al Palacio de Gobierno y el Banco Central.

El ministro de Finanzas, Ali Hasan Khalil, declaró sobre la posibilidad de que finalice este miércoles el debate del borrador de presupuesto, luego de lo cual pasará al Parlamento que dirá la última palabra.

La víspera se celebró la duodécima sesión del gabinete que examina el proyecto presupuestario.

Hasta ahora el Consejo de Ministro respaldó aumentar de siete a 10 por ciento los impuestos sobre intereses de depósitos bancarios.
También un recorte de fondos de 20 por ciento para todos los ministerios en un intento de reducir el déficit de unos 6.7 mil millones de dólares de 2018.

La decisión de reducir sueldos y pensiones va quedando hasta último momento, pues, pese a declaraciones para calmar ánimos, se anticipa que en dependencia de su carácter causarán el mayor impacto en la percepción popular.