El Líbano entre mediación de EE.UU con (Israel) y protestas populares crecientes

Según el enviado estadounidense, de visita en esta capital, (Israel) accedió a dos importantes demandas libanesas, que la ONU participe en la mediación y que las disputas tanto por tierra como por mar sean resueltas juntas.

Saad Al Hariri y David Satterfield

El subsecretario norteamericano de Estado para Medio Oriente, David Satterfield, refirió que (Israel) aceptó negociar disputas fronterizas con El Líbano bajo mediación de la ONU, resaltan ete este martes espacios informativos.

Satterfield dio a conocer esa anuencia durante conversaciones con el presidente del Parlamento, Nabih Berri, el primer ministro, Saad Hariri, y el canciller, Gebran Bassil.

Según el enviado estadounidense, de visita en esta capital, (Israel) accedió a dos importantes demandas libanesas, que la ONU participe en la mediación y que las disputas tanto por tierra como por mar sean resueltas juntas.

El demonio está en los detalles, indicó una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores de El Líbano que habló a cambio de anonimato.

En lo inmediato se buscan garantías y precisar la agenda de las negociaciones; el quién, dónde y cómo de las conversaciones, así como las prioridades y mecanismos para resolver conflictos.

Una declaración oficial de la oficina del presidente del Parlamento libanés confirmó los avances para el diálogo, aunque queda mucho por hacer, apunta la nota.

Satterfield tiene previsto volver hoy a (Israel) y regresar la próxima semana a El Líbano.

Con anterioridad, realizó igual periplo y llevó al régimen de Tel Aviv el criterio unificado de los líderes políticos libaneses sobre la demarcación fronteriza.


Protestas en el centro de Beirut

Por otra parte el Gobierno libanés debatirá  hoy reducciones salariales de los ministros y parlamentarios cuyas mensualidades se calculan en cifras extremadamente altas con relación al nivel de vida en el país, y todo se enmarca dentro de las medidas austeras que propicien la entrega de unos 11 mil millones de dólares prometidos en una conferencia parisiense el año pasado.

Recortes presupuestarios, reformas fiscales y económicas demandaron los participantes en una cita en París para conceder préstamos blandos y donaciones a El Líbano.

Después de 16 sesiones de debate, los ministros lograron una reducción de 7.6 por ciento del déficit estatal respecto al Producto Bruto Interno desde el 11 del año pasado, equivalente a 6.7 mil millones de dólares.

A juicio del ministro de Información, Jamal Jarrah, hoy finalizarán las sesiones para aprobar el presupuesto que por filtraciones mediáticas causó protestas y descontento popular.

Entre las medidas propuestas, se manejaban recortes de sueldos en los empleados y jubilados del sector público y en las pensiones de los militares jubilados como resultado de lo cual aún se registran manifestaciones masivas de oposición, así como confrontaciones directas entre manifestantes y efectivos del orden público.

Ante ese rechazo generalizado, tal vez los integrantes del Consejo de Ministros podrían estar reconsiderando sus criterios y estimar empezar primero por arriba. 

Todo parece indicar que El Líbano seguirá sometido tanto a las presiones de la última polémica con (Israel) la cual cobró mayor agitación, tras el anuncio por Beirut de iniciar labores de prospección petrolífera y gasífera en bloques en alta mar, parte de los cuales, 856 kilómetros cuadrados, Tel Aviv como siempre reclama como suyos,  como a las protestas populares crecientes producto de las presiones de la Conferencia de París para efectuar recortes en aras de conceder préstamos blandos y donaciones a este país del medio oriente.