Fuerzas kurdas respaldadas por EE.UU. en Siria facilitan el trabajo de medios israelíes en zonas bajo su control

El canal 24 israelí difundió recientemente un reportaje sobre el poblado Jenwar en el campo de la provincia siria de Hassakeh, lo que evidencia que el equipo del canal sionista recibió facilidades por parte de las FDS.

Fuerzas kurdas respaldadas por EE.UU. en Siria facilitan el trabajo de medios israelíes en zonas bajo su control

Las autodenominadas Fuerzas Democrática Sirias (FDS), respaldadas por Estados Unidos, recibieron y facilitaron el trabajo de medios de comunicación israelíes en las zonas bajo su control en la región de Al-Jazeera, al este del río Éufrates, reportó SANA.

El canal 24 israelí difundió recientemente un reportaje sobre el poblado Jenwar en el campo de la provincia siria de Hassakeh, lo que evidencia que el equipo del canal sionista recibió facilidades por parte de las FDS.

De acuerdo con varios reportes, no es la primera vez que las FDS reciben a medios israelíes en las zonas que controlan.

En marzo pasado, el corresponsal del canal 11 israelí, Mavad Verdai, entrevistó a cabecillas de las FDS en sus sedes en la región oriental y habló con integrantes de Daesh en el campo de Deir Ezzor.

Según SANA, el periodista israelí preparó un reportaje que fue replicado por otros medios de comunicación de Tel Aviv, incluido el periódico Yedioth Ahronoth.

Bajo el pretexto de luchar contra el terrorismo en Siria, Washington apoya a las milicias kurdas para socavar la estabilidad de Siria y usurpar sus recursos y dividir el país.

 


Las FDS y los terroristas de Daesh queman a miles de hectáreas de tierras cultivadas de trigo. Agricultores sirios tratan de extinguir el incendio.

También en esta jornada, trascendió que efectivos de FDS y terroristas de Daesh quemaron miles de hectáreas de tierras cultivadas de trigo en las provincias de Hassakeh y Deir Ezzor.

Según los testimonios de otros agricultores, los remanentes del Daesh comenzaron a provocar incendios como parte de sus acciones de sabotaje tras su derrota militar a manos del ejército sirio.

Esos incendios intencionados hicieron que cientos de familias y agricultores perdieran su principal fuente de sustento.

Según el Departamento de Agricultura en Hassakeh, los incendios quemaron cerca de 70 mil hectáreas y las pérdidas estimadas de cebada y trigo se estiman en unas 18 mil toneladas.

También reveló que el área cultivada ascendió este año a 910 mil hectáreas en todas las zonas de la provincia.