Hariri: Relaciones de El Líbano con países árabes no están sujetas a estado de ánimo de algunas fuerzas políticas

En una conferencia de prensa celebrada en el Grand Serail, Hariri expresó que estuvo de acuerdo con las resoluciones de la Cumbre de la Meca en nombre de El Líbano y que su discurso representó su compromiso con la política de desvinculación.

Hariri: Acepté las decisiones de la cumbre de La Meca bajo el techo de la política de desvinculación.

El primer ministro Saad Hariri, afirmó que las relaciones de El Líbano con los países árabes no están sujetas al estado de ánimo de algunas fuerzas políticas y funcionarios.

En una conferencia de prensa celebrada en el Grand Serail, Hariri expresó que estuvo de acuerdo con las resoluciones de la Cumbre de la Meca en nombre de El Líbano y que su discurso representó su compromiso con la política de desvinculación.

Hariri hizo hincapié en que Arabia Saudita no debería colocarse en una posición de rivalidad con El Líbano, y enfatizó en que la lealtad a su país debe ser primero que a cualquier otro eje.

Asimismo, el premier libanés se refirió a la demora en la aprobación del presupuesto en la Cámara de Representantes, la disputa sectaria sobre la operación terrorista en Trípoli hace unos días, y la situación de los desplazados sirios en El Líbano.

En torno al ataque terrorista en la ciudad de Trípoli, Hariri señaló: "Esta ciudad sabe como responder a la injusticia y sabe quien inventó Fatah al-Islam, y quien abrió las puertas para que los terroristas salgan de las prisiones y entren a El Líbano”.

"Todos los libaneses conocen mi manera de como hacer las cosas, a mí no me gustan los altibajos sectarios…. Si me hubieran gustado, el país habría estado en otra parte", apuntó.

También indicó que cuando se logró celebrar la Conferencia Económica para el Desarrollo del Líbano (CEDRE), la  de Roma y de Bruselas, "abrimos las puertas al programa de inversiones más grande".

Además, explicó que deben tomarse decisiones económicas difíciles para evitar un estancamiento como Grecia.

Señaló que la relación con el presidente Michel Aoun es excelente, y dijo que "la desconfianza es el mayor peligro. "El presidente Aoun es una garantía para nosotros y una garantía para la estabilidad política y la convivencia", agregó.

Precisó que el "problema en el país es que cada equipo quiere llevar el diálogo a un lugar, y nosotros no queremos anular a nadie ni que nadie nos anule".

Sobre la quema de las tiendas de los desplazados, Hariri señaló que si "esto sucediera en otro país, ¿cuál sería su opinión? El que piensa que el problema de los desplazados es un problema para una secta está equivocado".

Y agregó: "Quiero que los desplazados regresen a su país y aplicar la ley libanesa sobre ellos, tal y como a todos los visitantes o desplazados… Hemos decidido en el gobierno que solo se permiten puestos de trabajo para los libaneses y esto debe aplicarse".

Mientras tanto, David Satterfield, secretario adjunto de Estado de Estados Unidos para Asuntos del Medio Oriente, llegó a Beirut para establecer la demarcación de la frontera sur de El Líbano.

Se supone que el diplomático estadounidense tiene la respuesta israelí a las negociaciones indirectas entre Beirut y Tel Aviv para comenzar a demarcar las fronteras terrestres y marítimas.