Prisioneros palestinos en la cárcel de Ashkelon se preparan para una huelga de hambre abierta

El Jefe del Club de Prisioneros Palestinos y activista de derechos, Qadura Fares, dijo que después de que los prisioneros fueron presionados, decidieron iniciar una huelga de hambre a partir del domingo 16 de junio.

Prisioneros palestinos en la cárcel de Ashkelon se preparan para una huelga de hambre abierta.

El Jefe del Club de Prisioneros Palestinos y activista de derechos, Qadura Fares, reveló que los reos en la prisión de Ashkelon fueron brutalmente golpeados.

Según la fuente, cuando los prisioneros, encabezados por Nasser Abu Humaid, enfrentaron a los soldados, la administración de la cárcel decidió trasladarlos a otros centros de detención e imponerles sanciones, tales como cerrar la cabina donde los prisioneros compran sus necesidades.

"Después de que los prisioneros fueron presionados, decidieron iniciar una huelga de hambre a partir del domingo 16 de junio", dijo Fares a Al Mayadeen.

Agregó que en Ashkelon hay pacientes que están siendo trasladados a otros hospitales para que no estén cerca del hospital israelí de al- Barzaili.

También declaró que hay unos 600 prisioneros sentenciados a cadena perpetua, encabezados por el preso Abdullah Barghouthi, sentenciado a 67 cadenas perpetuas.

El abogado de los prisioneros en Jerusalén, Mohammed Mahmoud, manifestó que se espera que la huelga convocada por los prisioneros en el centro de detención de Ashkelon continúe, a menos que las negociaciones con la administración de la cércel traigan como resultado una mejora en los derechos de los prisioneros.

También consideró que los tribunales israelíes se caracterizan por una naturaleza racista, donde tratan duramente con los presos y emiten sentencias severas e injustas.

Vale la pena mencionar que el Club de Prisioneros en el centro de detención de Ashkelon anunció que mantendrán una huelga de hambre para satisfacer sus demandas, a partir del próximo domingo.

Según el comunicado, los presos están exigiendo el fin de las redadas bárbaras y armadas, la abolición de las sanciones impuestas, el tratamiento de los siguientes prisioneros pacientes: Bassil Al-Na'asan, Yasser Rabaya, Haitham Halas, Mohammad Barash, y la introducción de médicos especializados.