Rusia y Bolivia rechazan injerencia en asuntos internos de Venezuela

Los presidentes de Rusia y Bolivia dialogaron sobre la actualidad de las relaciones entre ambos países, además de la cooperación en la esfera comercial, económica y humanitaria.

Rusia y Bolivia coinciden en que la injerencia en asuntos internos de Venezuela es inaceptable.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se reunió este jueves en Moscú con el mandatario de Bolivia, Evo Morales, para abordar temas de la cooperación mutua e intercambiar opiniones sobre las principales cuestiones internacionales y regionales.

Posterior a las conversaciones, ambos mandatarios ofrecieron una rueda de prensa en la que abordaron los principales temas tratados.

Putin calificó de constructiva y sustantiva las negociaciones con su homólogo boliviano.

"Hemos discutido toda la gama de temas de la interacción ruso-boliviana; hemos analizado problemas internacionales y regionales de actualidad", señaló el gobernante ruso.

Quisiera destacar -apuntó- que Bolivia es un antiguo socio de Rusia en América Latina, y las relaciones de nuestros Estados se basan en los principios de respeto y consideración de los intereses de los demás y, de hecho, tienen una larga historia.

En la declaración conjunta se ratificó "la naturaleza verdaderamente estratégica de la cooperación ruso-boliviana y se expresó una firme intención de su desarrollo integral", agregó Putin.

Respecto a la situación en Venezuela, el presidente ruso declaró que Rusia y Bolivia están de acuerdo en que la intervención extranjera en los asuntos internos de ese país es inaceptable.

Asimismo, expresó su esperanza de que las negociaciones entre el Gobierno venezolano y la oposición sean fructíferas.

Putin destacó la cooperación entre ambos países en el sector energético. La empresa rusa Gazprom invirtió 500 millones de dólares en diferentes proyectos en Bolivia.

Además, el mandatario anunció que se está completando la construcción del Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear, un proyecto único en el marco del cual un reactor será colocado a la altura de aproximadamente de 4 mil metros sobre el nivel de mar. Ese centro se dedicará al uso pacífico de la energía nuclear, enfatizó Putin.

El líder ruso recalcó que la cooperación en el campo de la agricultura es también una de las prioridades más prometedoras en las relaciones ruso-bolivianas.

En ese sentido, expresó la esperanza de que en un futuro cercano comenzará el suministro de productos alimenticios de Bolivia, incluida la carne de res, a Rusia.

Entre otros proyectos conjuntos, Putin destacó la participación de las empresas rusas en la exploración de yacimientos bolivianos de litio, la ampliación del aeropuerto de Santa Cruz y la construcción del Corredor Ferroviario Bioceánico Central.