Opositor venezolano intenta resucitar durante gira internacional

El despedido asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, quien le dijo a Nicolás Maduro que debería buscar propiedades en la playa para su jubilación, también puede estar pensando en escribir sus explosivas memorias desde un lugar con vista a la arena.

  • Repudian visita de Juan Guaidó a Londres

¿Qué pasa con un agente de cambio que no cambia mucho?

Esa es la pregunta que persigue a Juan Guaidó mientras se embarca en otra gira mundial, un espejo incómodo del viaje casi triunfante que realizó en febrero del año pasado en las semanas después de declararse el legítimo presidente interino de Venezuela.

En aquel entonces, se burló de una prohibición de salir de su país y se metió a Colombia para asistir a un concierto organizado por el multimillonario británico Richard Branson. Estrechó las ansiosas manos presidenciales tanto allí como en América del Sur antes de lanzar una atrevida apuesta para regresar a Venezuela.

En ese entonces Guaidó era la estrella en su propia historia meteórica, reforzada por la administración de Donald Trump y los vecinos de Venezuela: que él era el único líder legítimo de su país y que Nicolas Maduro estaba acabado, señaló un material publicado por la cadena CNN.

Ahora, cuando hace otro viaje al extranjero esta semana, el poder de las estrellas, el magnetismo y la esperanza, se han evaporado en gran parte. Guaidó se reunió el lunes con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en una conferencia antinarcóticos en Colombia, antes de partir hacia Europa, donde podría no encontrar a si llega a Davos en Suiza.

Es probable que no haya cambios a raíz de Guaidó, y sus millas aéreas son más un intento de resucitarse en el escenario internacional que una oportunidad para que los capitales extranjeros se hiperventilen sobre su presidencia interina.

Según la cadena estadounidense, si bien el combustible para el ascenso de Guaidó fue el colapso ardiente e inexorable de Venezuela, la chispa fue una Casa Blanca convencida de que era posible una victoria fácil.

Sin embargo, el despedido asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, quien le dijo a Maduro que debería buscar propiedades en la playa para su jubilación, también puede estar pensando en escribir sus explosivas memorias desde un lugar con vista a la arena.