Siria rechaza uso de mecanismos jurídicos de ONU como instrumento de presión política

Siria afirma que la justicia fue y seguirá siendo la piedra angular que los fundadores de las Naciones Unidas aprobaron hace 75 años en pos del bienestar y la paz de los pueblos del mundo sin discriminación ni selectividad.

  • El Representante Permanente de Siria ante las Naciones Unidas, Bashar Jaafari.

El Representante Permanente de Siria ante las Naciones Unidas, Bashar Jaafari, confirmó la negativa de Damasco a permitir que determinados países utilicen los mecanismos jurídicos de las Naciones Unidas como instrumento para presionar políticamente a otras naciones.

Destacó también el rechazo de Siria a la injerencia negativa de aquellos países en el proceso político en Siria y la imposición de un bloqueo económico a su pueblo y el empeño por obstaculizar el proceso de reconstrucción.

Durante un debate abierto en el Consejo de Seguridad bajo el título “Justicia transicional, la piedra angular del mantenimiento de la paz”, Jaafari dijo que Siria afirma que la justicia fue y seguirá siendo la piedra angular que los fundadores de las Naciones Unidas aprobaron hace 75 años en pos del bienestar y la paz de los pueblos del mundo sin discriminación ni selectividad.

Indicó que el contenido de la Resolución 2282 del Consejo de Seguridad del año 2016, en la que se basa la nota conceptual de esta sesión, señala que “mantener la paz” es un objetivo y un proceso para construir una visión común para la sociedad, incluidas las actividades encaminadas a prevenir los conflictos, abordar sus causas profundas y avanzar hacia la recuperación, la reconstrucción y el desarrollo.

Jaafari precisó que la Resolución 2282 enfatizó la responsabilidad principal de los gobiernos nacionales en la definición de estrategias para mantener e impulsar la paz, pero hay gobiernos que utilizan su influencia política y económica para interferir en los asuntos de otros países y esto afecta negativamente el futuro de la organización internacional y profundiza las diferencias entre los países.

Con respecto al discurso engañoso de algunos delegados de los Estados miembros sobre el llamado “mecanismo de investigación internacional independiente e imparcial en Siria (IIIM)”, Jaafari apuntó que existen pruebas jurídicas de que este mecanismo fue y seguirá siendo un medio flagrante para violar la Carta y las normas de procedimiento…”

Subrayó que Siria no solicitó ninguna asistencia técnica de las Naciones Unidas para establecer un órgano semejante, ya que cuenta con instituciones y órganos jurídicos y judiciales nacionales de larga data que tienen la autoridad para lograr justicia y exigir rendición de cuentas contrariamente a esas intervenciones flagrantes que buscan una justicia distorsionada.

Asimismo, reiteró el llamamiento de Siria para que se celebre una sesión del Consejo de Seguridad a fin de considerar formas de responsabilidad directa o indirecta de ciertos gobiernos por la afluencia de miles de terroristas extranjeros a Siria desde más de 100 países, incluidos los de la Unión Europea, y que estos gobiernos deben asumir sus responsabilidades en el reasentamiento de sus terroristas, quienes causaron asesinatos y destrucción en Siria.

También criticó el intento de algunos miembros del Consejo de utilizarlo como plataforma para alianzas militares como la OTAN o para amenazar militarmente a los Estados Miembros de las Naciones Unidas desde la tribuna del Consejo de Seguridad encargado del mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.