Sanders califica de asesinos y matones a gobernantes sauditas

“Durante años, hemos amado a Arabia Saudita, nuestro maravilloso aliado; el único problema es que las personas que dirigen ese país son asesinos y matones”, expresó el precandidato demócrata en una entrevista con la cadena local de televisión CNN.

  • El aspirante demócrata a la Presidencia de EE.UU. Bernie Sanders.

El aspirante demócrata a la Presidencia de EE.UU., Bernie Sanders, denunció una vez más la alianza de Washington con el régimen saudita.

“Durante años, hemos amado a Arabia Saudita, nuestro maravilloso aliado; el único problema es que las personas que dirigen ese país son asesinos y matones”, expresó el precandidato demócrata en una entrevista con la cadena local de televisión CNN.

El favorito del ala demócrata en los sondeos reprochó las calientes relaciones entre la Casa Blanca y el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman Al Saud, a quien describió como “un dictador multimillonario”.

Sanders criticó también los enormes gastos del Gobierno estadounidense en las guerras interminables que ha iniciado y alimentado en la región de Medio Oriente.

El senador por el estado de Vermont (noreste) arremetió además contra otro aliado cercano de la Casa Blanca en la región, el régimen israelí, mientras calificó a Netanyahu de “racista”.

Tras indicar que la política exterior de Estados Unidos solo trata de ser proisraelí, dijo que “debemos ser propalestinos también”.

Sanders pretende que el Partido Demócrata lo nombre candidato para las elecciones presidenciales de 2020 y, de salir elegido en las primarias de ese partido, se mediría con la posible candidatura de Trump, a quien ha criticado en múltiples ocasiones por su postura racista, sexista y xenófoba y por las erróneas políticas que ha adoptado en cuestiones importantes, como el apoyo a la agresión saudita a Yemen.

Algunos observadores consideran que a pesar  de la inquietud internacional por los crímenes de lesa humanidad perpetrados a diario por los Al Saud y sus aliados en Yemen, Trump defiende los lazos con Riad y su príncipe heredero, por los millones de dólares que gasta la monarquía árabe en compras de armas al país norteamericano.