Erekat advierte y exige protección para los prisioneros palestinos

El secretario general del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, responsabilizó por completo a las autoridades de ocupación israelíes por la vida y la salud de los prisioneros palestinos, y pidió a las Naciones Unidas, la Cruz Roja y las organizaciones internacionales de derechos humanos que presionen al ocupante israelí para liberar a los prisioneros más vulnerables.

  • El secretario general del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat.

El secretario general del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, responsabilizó por completo a las autoridades de ocupación israelíes por la vida y la salud de los prisioneros palestinos, y pidió a las Naciones Unidas, la Cruz Roja y las organizaciones internacionales de derechos humanos que presionen al ocupante israelí para liberar a los prisioneros más vulnerables.

Erekat, por medio de un tuit, exigió protección a los prisioneros, y pidió al tribunal penal que responsabilice a la administración de la prisión por su negligencia de las condiciones de salud de los prisioneros.

Anteriormente, el Centro de Estudios de Prisioneros Palestinos confirmó que las autoridades de ocupación y administración penitenciaria imponen un silencio total sobre las condiciones de los cuatro prisioneros que fueron declarados infectados con el coronavirus en la prisión de Megiddo el jueves pasado, después de ser transferidos al aislamiento.

La Oficina de Información de Prisioneros había anunciado el 19 de marzo que la Administración de Prisiones de Ocupación había informado a los prisioneros sobre cuatro casos de Coronavirus entre los prisioneros. 

 El portavoz del centro, al-Bahez, Riyad Al-Ashqar, dijo que el director de la prisión de Megiddo había informado a los prisioneros que cuatro presos estaban entre los infectados con Coronavirus y que fueron aislados para prevenir la propagación de la enfermedad, teniendo en cuenta que el preso infectado se mezcló con docenas de prisioneros durante varios días antes de ser transferidos al aislamiento.