Deshidratación, quemaduras solares y diarreas agudas, enfermedades típicas del verano

Los expertos recomiendan tomar las medidas adecuadas para contrarrestar estas enfermedades, algunas de las cuales, por sus complicaciones, pueden ocasionar la muerte.

Las altas temperaturas son causantes de múltiples enfermedades.

El aumento de las temperaturas en verano propicia el que haya una serie de patologías que sean más frecuentes en esta época como la deshidratación, las quemadurs solares y la darreas agudas, entre otras.

Los expertos recomiendan tomar las medidas adecuadas para contrarrestar estas enfermedades, algunas de las cuales, por sus complicaciones, pueden ocasionar la muerte.

Según organismos especializados internacionales, la deshidratación ocurre por la pérdida de mucha agua corporal con el sudor, la micción o las heces. Si no se repone en cantidades suficientes y no se actúa ante los primeros síntomas el afectado podría fallecer. Las personas mayores y los niños tienen mayor riesgo de deshidratación.

Las quemaduras solares se deben a la exposición solar por demasiado tiempo y sin protección, lo que puede llevar a quemaduras en la piel de segundo y tercer grado que requieren cuidados especiales en un servicio de urgencias.

Mientras que las diarreas agudas suelen durar entre tres y siete días, y son de origen vírico y bacteriano. Las deposiciones de este tipo provocan en ocasiones la deshidratación.

Otras enfermedades frecuentes en el verano son las intoxicaciones alimentarias, la otitis, cistitis, infecciones fúngicas, verrugas plantares, faringitis y bronquitis, conjuntivitis, enfermedades de transmisión sexual, así como las reacciones alérgicas a picaduras de insectos, en especial las de avispas y abejas (himenópteros).