Príncipe saudita: La reestructuración política y cultural de Arabia Saudita es esencial para luchar contra Irán

Estos cambios forman parte del shock que necesita el país también para “modernizar” la monarquía en diferentes aspectos.

Bin Salman: Los cambios en la cúpula militar, planeados desde hace varios años, buscan conseguir mejores resultados para el presupuesto que invierte el país en el sector de la defensa.

El príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, afirmó que con las reformas recientemente realizadas en la vida política y cultural, Arabia Saudita está dando una terapia de shock al país para hacer frente a los enemigos como Irán.

Según un reporte de The Washington Post, en conferencia de prensa, Bin Salman consideró que la reestructuración política y cultural de Arabia Saudita es esencial para financiar el desarrollo de la monarquía y luchar contra sus enemigos.

En su opinión, estos cambios forman parte del shock que necesita el país también para “modernizar” la monarquía en diferentes aspectos.

Bin Salman se refirió a la destitución del jefe del Estado Mayor, el general Abdel Rahman bin Saleh Al Bunyan, entre varios altos cargos castrenses por su padre el rey Salman bin Abdulaziz Al Saud, y señaló que la reestructuración en la cúpula militar es “un esfuerzo” para sustituirlos con gente con “mucha energía” para poder alcanzar los objetivos del país. “Queremos trabajar con los fieles”, enfatizó.

Explicó que los cambios en la cúpula militar, planeados desde hace varios años, buscan conseguir mejores resultados para el presupuesto que invierte el país en el sector de la defensa.

Lamentó que a pesar de que Arabia Saudita tiene el cuarto mayor presupuesto militar del mundo, su Ejército se coloca en el 20º o 30º puesto a nivel mundial.

También habló de los “ambiciosos planes” para movilizar las tribus yemenitas contra el movimiento popular Ansar Allah, que resiste ante la agresión saudita desde marzo de 2015.

Al ser preguntado sobre si la monarquía liberará a los encarcelados activistas de los derechos humanos antes de su visita a Estados Unidos prevista para finales de marzo, el príncipe heredero contestó que los “estándares” sauditas difieren con los estadounidenses, pero funcionan, así que “si funciona, no lo toques”, recalcó.