Noticias - #El Líbano

"La lujuria por el poder y el gobierno en los regímenes árabes y los problemas sectarios son los responsables de todo lo que está sucediendo", dijo Aridi en el programa Diálogo de la Hora, del canal Al M ayadeen.

El Ejército libanés rechazó también cualquier cambio en la Línea Azul en las áreas periféricas de la localidad de Mays al-Jabal en el sur de El Líbano.

En declaraciones al diario iraní Al-Wefaq, Qasem aseguró que, en la próxima guerra, el frente interno de (Israel) será tomado por sorpresa, ya que el primer ministro Benjamín Netanyahu no está preparado para librar una guerra contra Hizbullah ni avista los resultados de esta confrontación.

Así lo denunció la embajadora libanesa ante las Naciones Unidas, Amal Mdallali, en carta enviada al secretario general del organismo internacional. “Esto constituye un nuevo y extremadamente serio ataque a la seguridad de los ciudadanos de El Líbano, por el cual (Israel) viola la dignidad y la privacidad de las personas y representa una amenaza directa contra sus vidas.

En una entrevista concedida al canal Al-Mayadeen, el vicepresidente del parlamento libanés, Elie Ferzli, dijo que el presidente de la República tiene derecho a enviar una carta al legislativo para abordar la demora en la formación del gobierno.

Durante una reunión tripartita en Ras al-Naqoura (sur), la parte libanesa hizo hincapié en la necesidad de mantener la soberanía sobre su territorio, su agua y su riqueza petrolera, y exigió la retirada israelí de las granjas de Shebaa, las colinas de Kafr Shuba y la parte ocupada de la localidad de al-Ghajar.

A juicio de The Independent, en un momento en que Hizbullah está bajo presión financiera por su participación en la guerra civil siria, esas sanciones pueden hacer más daño que la destrucción de los presuntos pocos túneles.

El presidente del Parlamento, Nabih Berri, negó afirmaciones respecto a que la organización político militar Hizbullah excavó túneles que conectan el sur de El Líbano con Israel.

La oferta sumaría dos cargos más y resolvería la demanda de seis diputados musulmanes sunitas aspirantes a ocupar un puesto en el Ejecutivo que rechaza el primer ministro designado, Saad Hariri.