Noticias - #Racismo

La Lista Árabe Unida (LAU) que agrupa a los diputados árabes de la Knéset presentó una queja formal ante la Unión Interparlamentaria, en Ginebra, en la cual lamenta la reciente aprobación de la Ley de la Nacionalidad.

“No puedo negarme a firmar la ley, si lo hago, tendría que dimitir. Pero si la firmo, la firmaré en árabe”, advirtió Reuvén Rivlin en una crítica a la recién aprobada norma que a su juicio es “discriminatoria”.

La deportista nacida en Turín de padres nigerianos es una promesa italiana en el lanzamiento de disco

La institución señaló que la medida no garantiza los derechos de los grupos nativos y minoritarios y excluye a la comunidad palestina que forma el 20 % de la población de los territorios ocupados por Israel.

El diputado Zuheir Bahlul anunció que renuncia a su escaño en protesta por la aprobación de la mencionada ley en el parlamento israelí, que declara los territorios palestinos ocupados como ‘estado judío’, y otorga a los judíos el derecho exclusivo a la autodeterminación nacional en la Tierra Santa, además de despojar al idioma árabe de su estatus de lengua oficial.

En un discurso ante su grupo parlamentario en Ankara, el mandatario turco denunció la polémica ley aprobada recientemente por el parlamento israelí que declara los territorios palestinos ocupados “estado judío”, y que ha despertado rechazo internacional.

Por medio de un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irak dijo que el régimen de Tel Aviv socava el proceso de paz con la aprobación de la “ley del estado-nación”, que considera “estado judío” los territorios palestinos ocupados, declara la ciudad ocupada de Al-Quds (Jerusalén) como la capital del régimen de Tel Aviv y respalda la construcción y la ampliación de los asentamientos ilegales habitados por judíos, entre otros puntos.

De acuerdo con Ali Lariyani, presidente de la Unión Interparlamentaria de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI), esa medida verifica el carácter racista del régimen ocupador israelí y demuestra una perspectiva clara de la intención maliciosa de sus autoridades para borrar la causa palestina de la cabeza de la opinión pública global.

La Cancillería advirtió de las repercusiones de esta resolución sobre el derecho sagrado al retorno de los refugiados palestinos en El Líbano y los países vecinos, además del peligro de causar el desplazamiento de los palestinos que permanecen en los territorios palestinos ocupados.