Montaña de agua

La cresta de una ola parece una montaña de agua en esta fotografía tomada en la orilla septentrional del lago Erie. Durante el invierno, las ráfagas de viento pueden sobrepasar los 100 kilómetros por hora. Con una superficie de 25.700 kilómetros cuadrados, el Erie es unos de los lagos más grandes del mundo. Cuenta con una profundidad de 19 metros, y un volumen de 488 kilómetros cúbicos. Fue el último de los Grandes Lagos en ser descubierto por los exploradores franceses, quienes habían seguido los ríos hasta el lago Ontario y habían llegado hasta el lago Hurón. Su nombre proviene de la Tribu erie, nativos de Estados Unidos que vivían em los estados de Ohio, Pensilvania y Nueva York. Al igual que los otros Grandes Lagos, el Erie provoca nevadas cuando los primeros vientos del invierno pasan sobre la superficie cálida del agua. Esto hace que, por ejemplo, la ciudad de Buffalo, situada en el este del lago, sea uno de los lugares de Estados Unidos que recibe mayor cantidad de nieve.