EE.UU. pagó más de 500 millones de dólares para manipular la opinión pública mundial