“500 millones de dólares” es el presupuesto de la campaña de manipulación informativa estadounidense