Los niños de Yemen sueñan con comida, medicamentos y paz. ¡No les viremos la espalda!