Etiquetas #Ansar_Allah

El señalamiento del líder de Ansar Allah, Abdul Malik al Houthi, de que el bombardeo al campo de al Shaybah es una lección común tanto para Arabia Saudita como para los Emiratos, podría contener implícito un ultimátum a Abu Dhabi para que no se sienta confiada con el control sobre Adén y no se oculte detrás de Bin Salman en el Golfo. Tal vez esté anunciando que el Ejército y los Comités tiene en sus manos el poder de decidir los asuntos de la guerra y la paz en Yemen.

Varios aviones no tripulados (drones) Qasef-2k bombardearon el aeropuerto militar de Malik Jalid, en la provincia sureña de Asir, informó el portavoz del Ejército yemenita, el general de brigada Yahya Sari.

El presidente del Consejo Político Supremo de Yemen, Mahdi al-Mashat, le dijo al enviado de la ONU para Yemen que las Naciones Unidas está involucrada en causar daño al pueblo yemenita al vincular los asuntos económicos del país con la ciudad de Adén ocupada.

Según un portavoz militar, unidades del Ejército yemenita y del movimiento popular Ansar Allah atacaron una base utilizada por la coalición saudita para entrenar a mercenarios en el área de Al-Solh, en el suroeste del reino árabe y cerca de la frontera con Yemen.

El líder de Ansar Allah, Abdul Malik Al-Houthi, pidió al mundo árabe e islámico que restablezcan sus relaciones oficiales y diplomáticas con el pueblo yemenita. Agregó que la operación contra la refinería saudita demostró que los agresores no han logrado que su pueblo se rinda.

“Rechazamos absolutamente los planes separatistas, porque dividirnos es el objetivo de las fuerzas agresoras”, declaró el miembro del buró político del movimiento Ansar Allah, Ali al-Qahoum, en entrevista concedida a Al Mayadeen.

“Basta ya de agresión y opresión. ¿No les fue suficiente cinco años de derrota y decepción para ustedes?”, indicó el vocero militar en su mensaje enviado a los agresores sauditas.

Tomar el control sobre Adén por parte del Consejo de Transición provocó una tormenta de críticas contra Arabia Saudita y contra el gobierno de Abed Rabbu Mansour Hadi, debido al silencio sobre las ambiciones de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en el sur de Yemen. Sin embargo, los acontecimientos que condujeron a la fragmentación de Yemen y la secesión entre el sur y el norte darán más certeza a la visión del Ejército y los comités de resistir contra los objetivos de la agresión saudita-emiratí.

Una de las principales preocupaciones para los israelíes es la multiplicidad de fuentes de amenazas que rodean a Palestina ocupada. Además de Hizbullah en El Líbano, las capacidades crecientes de los movimientos de resistencia en Gaza, Irán, y Ansar Allah en Yemen son fuentes posibles de amenaza, además de Siria.

El Consejo de Transición del Sur en Yemen llamó a la participación masiva en la marcha millonaria de apoyo a las Fuerzas Armadas del sur del país, que se celebrará este jueves en Adén.

El corresponsal de Al Mayadeen informó que hombres armados también irrumpieron en la casa del director de asuntos personales en el Ministerio de Defensa del gobierno de Abed Rabbu Mansour Hadi y confiscaron computadoras que contenían una base de datos de la mencionada institución militar.

Estas declaraciones del ayatollah Khamenei fueron durante una reunión este martes en Teherán con una delegación del movimiento popular yemenita Ansar Allah, encabezada por su portavoz, Muhammad Abdel Salam.

Durante la reunión, el titular Mohammad Javad Zarif expresó su pesar por los crímenes contra del pueblo yemenita y el asedio impuesto a ese país durante cinco años. Asimismo, exigió el fin inmediato de la guerra y el levantamiento del sitio a esa empobrecida nación árabe.

Fuentes yemenitas declararon a Al Mayadeen que la célula que asesinó a Ibrahim al-Houthi pertenecía a los servicios de inteligencia.El Gobierno de Saná advirtió que no escatimará esfuerzos para perseguir y capturar a los ejecutores del crimen y llevarlos ante la justicia.

“Durante los últimos días, las fuerzas yemenitas han sido capaces de limpiar y hacerse con el control de 37 sitios en una ofensiva exitosa en la frontera de Najran”, región sita en el sur de Arabia Saudita, declaró el portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general Yahya Sari.

El corresponsal de Al Mayadeen en Yemen, dijo que líderes militares de las Fuerzas de Cinturón de Seguridad apoyados por los Emiratos Árabes Unidos ordenaron a sus elementos deportar a la población de las provincias del norte de Adén, Lahjj y Abyan después del ataque realizado contra el campamento de al-Jalaa.

Según el corresponsal de Al Mayadeen, el ataque al campamento de las fuerzas de Hadi provocó alrededor de 40 muertos y también heridos.

El presidente del Consejo Político Supremo en Yemen, Mehdi Mashat, anunció durante su recepción a la delegación de la organización International Crisis Group (ICG), "la disposición a detener los ataques con cohetes y drones a cambio de que los países agresores den los mismos pasos”.

Según el corresponsal de Al Mayadeen, los cazas de la coalición bombardearon intensamente diferentes zonas en Saná. Las redadas se dirigieron al Parque 21 de septiembre, al Ministerio de Información y otros barrios de la capital, así como al campamento de al-Farijah, en el distrito de Arhab.

El Ejército, con el apoyo del movimiento popular Ansar Allah, llevó a cabo este miércoles una operación a gran escala con aviones no tripulados Qasif 2K contra el aeródromo, informó el portavoz de las Fuerzas Armadas, el general de brigada Yahya Sari.