Etiquetas #Arabia_Saudita

Yemen en cifras

Según un reporte de Reuters, el canciller Bin Farhan confirmó que Arabia Saudita "está abierta a conversaciones si Irán reconoce que no puede apoyar su agenda regional a través de la violencia".

Así le expresaron dos funcionarios de sauditas al embajador sirio en la ONU, Bashar Jaafari, durante una ceremonia especial celebrada en honor del ministro de Estado saudita, Fahd bin Abdullah Al-Mubarak.

En conversaciones con los embajadores de la Unión Europea, Francia y los Países Bajos, el presidente del Consejo Político Supremo en Yemen, Mahdi Al-Mashat. se refirió al deterioro de la situación humanitaria debido a la agresión y el bloqueo, y las formas de mejorar los mecanismos de distribución de ayuda humanitaria y garantizar que llegue a quienes lo merecen.

Arabia Saudita pagó a Estados Unidos 500 millones de dólares el mes pasado para comenzar a cubrir el costo de las fuerzas estadounidenses que operan en su territorio.

“Se han equivocado en la región al imponer sanciones y asesinar al general Suleimani. Hoy, los soldados estadounidenses están en peligro, y mañana los soldados europeos lo estarán”, señaló Rouhani.

“Como organizaciones líderes de la sociedad civil presentes en la mayoría de los países del mundo (pero no notablemente en Arabia Saudita), no podemos participar en un proceso que busca otorgar legitimidad internacional a un estado que prácticamente no proporciona espacio para la sociedad civil, y donde sus voces no son toleradas”, anunciaron Amnistía Internacional, Transparencia Internacional y Civicus en una declaración conjunta.

La verdad es que ha llegado el momento de que EE.UU. rebaje la categoría de Arabia Saudita como su principal socio estratégico. Y para llenar el vacío, EE.UU. puede reforzar sus relaciones con Qatar, sostiene Carlo J. V. Caro, investigador sobre las relaciones exteriores de Estados Unidos y terrorismo.

Más de una docena de militares sauditas que se entrenan en instalaciones militares estadounidenses serán expulsados de los Estados Unidos después de una revisión que siguió al mortal tiroteo del mes pasado en una Estación Aérea Naval en Pensacola, Florida, informaron múltiples fuentes a CNN.

El telegrama, también publicado por The New York Times, anunció en un extenso informe que Bin Zayed había hecho llegar al embajador de Estados Unidos, James Jeffrey, que temía al wahabismo en Arabia Saudita y que quería eliminarlo.

Ataques aéreos del Ejército yemenita y los comités populares dejaron 11 muertos y 20 heridos entre los mercenarios pagados por Riad en el suroeste de Yemen.

En su cuenta de Twitter, la Embajada advirtió a los estadounidenses que viven y trabajan cerca de bases militares, instalaciones de petróleo y gas y otra infraestructura civil importante en Arabia Saudita, sobre posibles acciones de actores regionales y anti-sauditas que previamente lanzaron drones contra objetivos civiles y militares dentro del reino.

Durante una conferencia de prensa en Riad, el canciller saudita agregó que "el Reino está firmemente comprometida a evitar cualquier escalada de la situación en la región", y señaló que "se debe prestar atención a los riesgos para la seguridad global".

El número de muertos por el bombardeo de artillería saudita contra el mercado popular en Saada, Yemen, aumentó a unos 20 mártires y 18 heridos. La masacre recibió fuertes reacciones de las fuerzas armadas yemeníes que prometieron a la coalición saudí responder con dureza.

El corresponsal de Al Mayadeen informó que los cazas  de la coalición saudita lanzaron tres incursiones en el área fronteriza de al-Madafen  entre Saudi Jizan y Saada.

"Las sentencias dictadas contra los acusados demostraron la independencia y la integridad del sistema judicial saudita y su aspiración a acatar la ley", dice la declaración del secretario general del Consejo de Cooperación del Golfo, Abdellatif Zayani, publicada este miércoles por la agencia noticiosa saudita SPA.

El secretario general de la ONU, António Guterres, instó a realizar una investigación independiente e imparcial sobre el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi, luego que una corte de ese país sentenciara a muerte a cinco personas por este caso, dijo el portavoz del organismo, Stephane Dujarric.

"La UE se opone siempre y sin excepción al uso de la pena de muerte, es un castigo cruel e inhumano que no sirve como elemento disuasorio", expresó el comunicado.

Mohammed bin Salman espera que después que se aprueben los fallos sobre el juicio sobre el asesinato de Khashoggi , los empresarios occidentales olviden el crimen y puedan reparar su reputación como reformista. Pero puede que no sea tan fácil, sugiere la publicación británica.

Kim Sengupta examina cómo el príncipe heredero ha evitado la responsabilidad por el asesinato del periodista

Cargar Más