Etiquetas #Asia_Central

“Los talibanes quieren llegar a un acuerdo, y nos estamos reuniendo con ellos, les hemos dicho que necesitamos un alto el fuego, no querían un alto el fuego y ahora quieren un alto el fuego”, dijo Trump durante una visita sorpresa a Afganistán por el día de Acción de Gracias, la primera en su Presidencia.

El 18 de noviembre, “la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos designó a dos agentes de adquisiciones de Daesh de Irak y Siria (ISIS) con sede en Turquía y cuatro empresas vinculadas a ese grupo terrorista que operan en Siria, Turquía y en todo el Golfo y Europa por proporcionar un importante apoyo financiero y logístico a Daesh", indicó el Departamento del Tesoro.

El vicejefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI), Mohammad Saleh Jokar, denunció que Estados Unidos comenzó a transferir grupos terroristas a Afganistán, donde espera crear otra formación extremista al estilo Daesh.

Al menos ocho civiles murieron y otros seis resultaron heridos a causa de una explosión que se produjo este 4 de noviembre en la provincia de Baglán, en el norte de Afganistán, comunicó la cadena de televisión Tolo News.

"La explosión ocurrió durante las oraciones del viernes en Haska Mina al mediodía. Cerca de 26 heridos fueron transferidos a un hospital regional en la ciudad de Jalalabad para brindarles tratamiento", indicó el gobierno en un comunicado.

Representantes talibanes se reunirán este jueves con el Gobierno paquistaní para discutir la posible reanudación de las conversaciones de paz entre los insurgentes y Estados Unidos, rotas a principios de septiembre por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Más de 200 mártires y heridos en dos ataques en el sur y este de Afganistán, uno como resultado de un ataque aéreo estadounidense, y el segundo por un bombardeo talibán cerca de un hospital.

Una de las explosiones ocurrió en las proximidades de la Embajada de EE.UU. en Kabul.

El gobierno afgano está deteniendo los esfuerzos de solución pacífica hasta las elecciones presidenciales programadas para el 28 de septiembre, informó 1TV News, citando al portavoz del presidente Sediq Sediqqi.

Este ataque coincide con el aniversario 18 de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU., llevados a cabo por el grupo terrorista Al-Qaeda.

“Pasadas dos décadas de la invasión estadounidense de Afganistán, está totalmente claro que Estados Unidos no tiene otro remedio que abandonar este país lo antes posible”, dijo el enviado de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi.

El hecho ocurrió en el barrio de Shash-Darak, donde se encuentra un cuartel general del principal servicio de inteligencia afgano, el Directorio Nacional de Seguridad.

"El presidente Ghani condenó en términos enérgicos el ataque terrorista que inició con la detonación de un camión de Talibán en el barrio cívico de Kabul como resultado de la cual muchos civiles fallecieron o resultaron heridos", escribió el portavoz de la presidencia afgana, Sediq Sediqqi, en su cuenta de Twitter.

Con esta víctima, el número militares estadounidenses muertos en Afganistán desde principios del año en curso asciende a 15. En todo 2018, un total de 12 soldados norteamericanos perdieron la vida en el país centroasiático.

Un ataque suicida con explosivos se registró el sábado pasado en Kabul cuando se celebraba una boda en un salón para fiestas, que estaba totalmente ocupado.

Según el Ministerio del Interior del país, un automóvil explotó cargado de bombas. El ataque apuntó a una estación de policía. El movimiento radical de Afganistán Talibán se atribuyó la responsabilidad de la explosión.

"Si bien el número de civiles muertos y heridos es un 27 por ciento inferior al mismo período en 2018, año que registró un número récord de víctimas civiles, la ONU observa con preocupación patrones inquietantes como el aumento del 27 por ciento en las muertes de civiles en el segundo trimestre de 2019 en comparación con el primero", señaló en un comunicado la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (Unama), citando su informe de mitad de año.

El Gobierno afgano culpó en varios comunicados a los talibanes del triple atentado, pero los insurgentes se desvincularon de los dos primeros y, sobre el tercero, aseguraron que estuvo dirigido contra un convoy de las tropas extranjeras desplegadas en el país.

Las víctimas hasta ahora incluyen a dos oficiales de policía, ocho civiles y dos atacantes.

Con este deceso, se eleva a siete el número de soldados norteamericanos muertos allí en lo que va de año.

Cargar Más