Etiquetas - #Ataque Químico

Informaciones sobre entrega de seis cilindros de gas sarín y cloro recibidos a terroristas para montar ataque químico en Idlib.

La amenaza estadounidense - occidental contra Siria bajo el pretexto del uso de armas químicas se cruza con los esfuerzos de Ankara para detener la batalla de la liberación de Idlib con el pretexto del expediente humanitario, pero la alianza sirio-iraní que continúa desmantelando las apuestas de Washington en Iraq y en Siria, deciden con Rusia recuperar a Idlib y con eso hay para cada eventualidad una acción.

Un cabecilla del grupo terrorista del Frente Al Nusra, responsable de modificar y adaptar misiles que llevan sustancias químicas escapó a Turquía, informó una fuente en la ciudad de Yiser al-Shughour, citada por Al Mayadeen.

La abogada siria Wafaa Hassan Maaz, de Alepo, dijo que recibió hace dos días una llamada en la que afirmaba que su hijo, que había estado desaparecido durante más de un año, se encuentra en el campo de Idlib.

El ministerio de Defensa ruso advirtió de un inminente ataque occidental contra Siria, y reveló que los militantes armados se preparan para llevar a cabo un ataque químico en Idlib, con el fin de acusar al gobierno sirio del uso de armas químicas.

La preparación de un falso ataque químico no sería en la ciudad siria de Idlib, sino en Maarat an-Numan, reveló una fuente no identificada al canal Al Mayadeen.

Un camión turco refrigerado entró a través del cruce de Bab al-Hawa en la frontera sirio-turca en la zona norte de Idlib, acompañado por vehículos pertenecientes al Frente Al Nusra y al Partido Islámico del Turkestán, informó la agencia siria de noticias SANA.

Trascendió que en los barrios sur de la ciudad de Idleb, fueron cargados en el camión, bombones de gas de color azul y luego fueron trasladados a un lugar desconocido en Jiser Shugour y al campo norte de Hama.

El representante de Siria ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Bashar Jaafari, denunció que algunos Estados occidentales, bajo el mando de EE.UU., mantienen cooperaciones con los llamados “Cascos Blancos” —vinculados a los terroristas— para escenificar un nuevo ataque químico en el suelo sirio y acusar de la agresión al Ejército del país árabe.

“Existen dudas sobre la credibilidad de las conclusiones de la OPAQ acerca del incidente químico de 2017 en la provincia siria de Hama”, dijo la portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajarova.

El Ministerio de Defensa ruso reveló que elementos del Ejército Libre Sirio, en cooperación con las fuerzas estadounidenses, se preparan para escenificar nuevo ataque químico y responsabilizar al Ejército sirio y justificar el bombardeo aéreo de la coalición contra los objetivos del gobierno de Damasco.

El Comité Nacional de Siria para la aplicación de la Convención sobre las armas químicas confirmó haber recibido informaciones precisas que para tales acciones las fuerzas estadounidenses utilizan a terroristas que pertencecían a Daesh y que actualmente están colaborando con las Fuerzas Democráticas Sirias (FSD).

La cartera rusa destacó que a juzgar por el texto del propio informe resulta que "los expertos no podían estar y no estuvieron en el lugar del presunto ataque químico porque Idleb está bajo control total de los grupos terroristas".

Testigos del presunto ataque químico en Duma señalan que las afirmaciones occidentales son falsas. Omar Diab informó a los periodistas rusos que nadie había usado armas tóxicas en esa localidad y afirmó que está dispuesto a testificar ante cualquier organización internacional para demostrarlo.

El diplomático dijo que los médicos sirios, presentes en el hospital en aquel momento, no vieron a ninguna persona muerta. También acusó al Reino Unido de ser parte de esta “conspiración” contra Siria, y denunció el apoyo brindado por Londres a grupos terroristas en el país árabe.

El reportero Pearson Sharp, junto con otros periodistas, visitó Duma, donde estuvo acompañado por representantes del Gobierno sirio. En la localidad siria recopiló testimonios de residentes.

Naciones Unidas no pueden confirmar que se haya producido un ataque químico contra la ciudad de Douma en Siria y su secretario general António Guterres pide una investigación seria e independiente.

Uno de los testimoniantes fue Jalil Azhizh, un estudiante de medicina que trabaja en la sala de urgencias del hospital central de Duma.