Etiquetas #Chalecos_Amarillos

El Times cita a un ministro británico diciendo que el país está esperando un "levantamiento popular y violento" si se revoca el segundo referéndum sobre el Brexit.

Según convocatorias en las redes sociales, sobre todo en Facebook, miembros del movimiento planean protestar mañana en los Campos Elíseos, donde tendrá lugar el tradicional desfile militar por el Día Nacional de Francia, con la presencia del jefe de Estado, Emmanuel Macron.

La Policía de la localidad empleó gas lacrimógeno contra un grupo de chalecos amarillos para dispersar las protestas que tuvieron lugar en Francia por 31 semana consecutiva, informó la emisora France Bleu.

Las protestas de las últimas dos semanas destacan por haber tenido una participación mucho menor de lo habitual, según datos del Ministerio del Interior.

Esta es la segunda marcha de la semana en París, capital gala, ya que los manifestantes también se congregaron el Primero de Mayo por el Día Internacional de Trabajador. La movilización busca dar un nuevo impulso a las protestas.

Este sábado un grupo de manifestantes denunció la visión distorsionada del movimiento que numerosos medios de prensa presentan al público, y abogaron por una mayor objetividad en su trabajo.

El Ministerio del Interior estimó que a las calles de la capital salieron alrededor de nueve mil personas y en total por toda Francia han sido unas 27 mil 900.

Los activistas lanzaron convocatorias para congregarse en diversas urbes del país, como Bordeaux, Lyon, Chartres, Toulouse, Dunkerque, Lille y París.

El movimiento llega hoy a su vigésimo primer sábado consecutivo de acciones en demanda de un cambio de política gubernamental que propicie una mayor justicia social y fiscal.

Es el sábado 19 consecutivo de manifestaciones de los chalecos amarillos, y se realizó con un gran despliegue militar y policial en todo el país, incluida la capital, París.

El sábado se produjeron manifestaciones en ciudades de todo el país y las de París fueron particularmente tensas, al punto que el presidente, Emmanuel Macron, debió interrumpir su descanso de fin de semana en una estación de esquí para regresar a la capital.

El origen de la movilización que comenzó a finales de 2018 fue el aumento de precios del combustible decretado por el Ejecutivo, pero luego las reivindicaciones se ampliaron al aumento de impuestos en general y la pérdida del poder adquisitivo como resultado de la política gubernamental.

Los manifestantes se movilizan una semana más en la capital de Francia para exigir mayor justicia social y fiscal.

A punto de cumplir mañana tres meses de movilización, el movimiento tiene numerosas acciones convocadas durante el fin de semana -y no solo el sábado, como ha sido habitual hasta ahora- para así marcar la fecha.

Las protestas coinciden con la polémica por la "ley antivándalos" que fue aprobada por 387 votos por la Asamblea Nacional tras un intenso debate.

"Para acabar con la fuerza desmesurada que impone el gobierno para hacer callar la protesta", se instó a los manifestantes a acudir con "parches en el ojo, vendas, pintar de rojo los chalecos amarillos como si fuera sangre", según mensajes lanzados en Facebook.

Los manifestantes del movimiento “chalecos amarillos” han tomado hoy las calles de París, la capital de Francia, pese a la advertencia del Gobierno de Emmanuel Macron, quien aseguró que reforzará el arsenal legislativo que limita el derecho a manifestarse.

De acuerdo con la encuesta de Opinion Way el 56 por ciento de los ciudadanos respalda las movilizaciones, dos meses después de su inicio en noviembre del año pasado.

El mandatario dijo tener conciencia de que “algunos de nosotros hoy estamos insatisfechos o enojados” por razones como los altos impuestos, lo inaccesible de los servicios públicos determinadas capas de la población y los salarios demasiado bajos para vivir con dignidad.

También se tiene constancia de una movilización importante en la localidad de Bourges, en el centro del país, donde alrededor de mil 200 personas comenzaron a reunirse en la mañana a pesar de que la alcaldía de la ciudad había prohibido cualquier tipo de concentración.

Load More