Etiquetas - #Coalición Saudita

De acuerdo con la fuente, los agresores efectuaron bombardeos de artillería contra posiciones del Ejército y de los Comités populares yemenitas y  las aldeas de Al-Shajan y Al-Koei en el  distrito  de Durahmi al sur de la provincia y el área del Kilo 16 al este de la ciudad,  así como en el  aeropuerto y la Universidad.

La aprobación ocurrió con una votación en la Cámara Baja del Congreso estadounidense, controlada por los demócratas, que finalizó 248-177. Esta medida ahora pondrá presión al Senado, de mayoría republicana.

El corresponsal de Al Mayadeen citó a una fuente local, la cual aseguró que todavía sigue en marcha la búsqueda de otros 10 pescadores desaparecidos.

En una declaración a la agencia yemenita de noticias SABA, el general Sari informó que la agresión lanzaron 17 cohetes, 364 proyectiles, 157 disparos de varias armas medianas y ligeras.

Según destacó el vocero del secretario general de la ONU, Stéphane Dujarric, quedan muchos desafíos por delante y para contribuir a superarlos, la presidencia del Comité de Coordinación de Reubicación (CCR) ya presentó una propuesta.

El gobierno marroquí dijo que su país no participaría en intervenciones militares o reuniones ministeriales en el marco de la coalición liderada por Arabia Saudita.

Según el ala oficial de los medios de comunicación de las fuerzas hutíes, sus tropas lograron apoderarse de varios sitios dentro de la región de la montaña Al-Qais de la provincia de Jizan, lo que obligó a los efectivos de la coalición saudita a retirarse para evitar ser invadidos.

El sumo pontífice hizo las declaraciones este domingo antes de emprender viaje rumbo a los Emiratos Árabes Unidos, uno de los aliados más destacados del régimen saudita en sus bombardeos contra Yemen.

La operación yemenita contó con la cooperación de las unidades de drones y de artillería del Ejército y del movimiento popular Ansar Allah.

El viceprimer ministro del Gobierno de Salvación Nacional de Yemen, Mahmud al-Yunaid, señaló que las fuerzas de la agresión libran una guerra biológica contra el pueblo, usando armas prohibidas a nivel internacional -bombas de racismo incluidas- en zonas pobladas.

El portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general Yehia Sari, confirmó que existen grandes refuerzos de la alianza saudita en la zona costera de al-Moca y se dirigen a Hodeidah.

El vocero de las Fuerzas Armadas yemenitas, el general Yahya Sari, acusó a la alianza saudita de atacar a los molinos del Mar Rojo y los silos de grano en Hodeidah, y describió la acción de cobarde, y que muestra el grado de odio e indiferencia de las fuerzas de coalición con respecto a los alimentos de los ciudadanos.

Los manifestantes portaron pancartas y corearon consignas contra los ataques de Arabia Saudita y sus aliados, que han dejado miles de civiles muertos, además de la destrucción de infraestructuras como escuelas, hospitales y zonas residenciales.

El dirigente del movimiento popular, enfatizó que las capacidades militares de las Fuerzas Armadas yemenitas avanzan en todos los niveles en mar, tierra y aire.

El ejército y los comités dispararon también varios cohetes Katyuska y proyectiles de artillería contra fortificaciones de la alianza invasora en el complejo de Al-Maazab y el sitio de Al-Faridah en Jizan, Arabia Saudita.

Según informa este domingo la agencia local Al-Masirah, la acción tenía como objetivo principal una empresa, pero, también apuntó contra áreas residenciales y un parque de Saná.

Hezam al-Assad, miembro del consejo político de Ansar Allah, en declaraciones a la agencia iraní de noticias IRNA, señaló que EE.UU. se beneficia de la guerra en Yemen con la venta de armas y modernos sistemas antimisiles al régimen de los Al Saud. Por su parte, el régimen de Tel Aviv está apoyando a la coalición mercenaria para conseguir el respaldo de Arabia Saudita y de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) al llamado “acuerdo del siglo”

Los ataques golpearon con alta precisión los objetivos y causaron bajas en las filas de la alianza saudita.

Según informa una fuente militar las fuerzas de Hadi y la alianza de Arabia Saudita no pudieron recuperar las áreas controladas por el ejército y los comités en el distrito, incluso les fue imposible avanzar después de lanzar una ofensiva con ese objetivo.

Yemen acusa al reino árabe y a sus mercenarios de infringir el acuerdo de paz en Hodeidah con nuevos bombardeos.