Etiquetas - #Coalición Saudita

Las fuerzas del Ejército y Ansar Allah lanzaron un ataque contra la base militar saudita de Al-Farizeh, ubicada a 969 kilómetros al sur de Riad, que dejó tres soldados muertos.

El ataque fue realizado desde buques de guerra sauditas desplegados en el mar Rojo, informaron autoridades policiales yemenitas a la agencia local Saba News.

Un padre, una madre y sus tres hijos cayeron mártires tras un ataque aéreo de la coalición saudita contra su casa en el área de Al-Ashraf en el distrito costero de Darehmi, en la provincia de Hodeidah, horas después de que un civil muriera y otros cinco resultaran heridos.

Según reportes de prensa, los familiares se despidieron de sus seres queridos. Sus féretros llegaron en una cincuentena de vehículos cubiertos con banderas verdes. El público multitudinario que acudió al funeral gritó consignas contra Estados Unidos y sus aliados por apoyar a los saudíes en su agresión contra Yemen.

“El ataque del jueves en Saada fue una medida militar legítima, que se realizó conforme a las normas humanitarias internacionales”, dijo este domingo el embajador saudita ante las Naciones Unidas, Abdulá al-Mouallimi, en una carta dirigida al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

El miembro del Buró Político del movimiento Ansar Allah, Abdul Wahab Al-Muhashi, pide -en una entrevista con Al-Mayadeen- crear una comisión internacional para investigar aobre la masacre del mercado Dahyan en el norte de Yemen. Al-Muhashi celebra cualquier investigación independiente llevada a cabo por un país neutral que no participe en la agresión. Mohammed Ali al-Houthi responsabilidad a Estados Unidos por el crimen.

El Consejo de Seguridad de la ONU pide una investigación justa y transparente sobre la matanza cometida por la alianza saudita en Saada, al norte de Yemen, en medio de la campaña internacional de condena de un gran número de países y organizaciones de derechos humanos.

Hasta el momento se reportan 39 muertos y 51 heridos. Según las fuentes médicas, la mayoría de las víctimas son menores de edad.

Grupos de las fuerzas de los "Gigantes", respaldados por los Emiratos Ártabes Unidos, languidecen después del asedio yemenita en el distrito de Durahmi, provincia de Hodeidah, informó el periódico local yemenita Aden al-Ghad

“Las operaciones contra los agresores y mercenarios en la costa occidental de Yemen continuarán desarrollándose con tácticas especiales, las cuales sorprenderán al enemigo y les obligará a abandonar sus posiciones y armas”, dijo el portavoz del Ansar Allah, Muhammad Abdel Salam.

Informes de prensa aseguran que poco después de los enfrentamientos contra los militares sauditas, las fuerzas de Ansar Allah se apoderaron de tres guarniciones militares y un gran arsenal dejado atrás por el Ejército saudita al retirarse de la zona fronteriza.

Mohammed Ali al-Houthi, jefe del Comité Supremo Revolucionario de Yemen, dijo que "cuando los enemigos rechazan cualquier enfoque a la paz, "los pistoleros se levantarán en sus caras". El ejército yemenita y los comités populares están bombardeando con misiles Terremoto 1 las fuerzas del presidente Hadi al este de la provincia central de El-Baida.

Un comunicado por la Oficina Política de Ansar Allah recalca que esos crímenes reflejan claramente el método “brutal y sistemático” que utilizan los agresores contra el pueblo yemenita.

Los aviones de la coalición saudita continúan sus ataques contra la provincia de Hodeidah, donde la región presencia durante las últimas horas violentos enfrentamientos entre las fuerzas del Ejército y los Comités Populares yemenitas, por un lado, y las fuerzas de la coalición, por otro; desconociendo así la tragua protesta por Ansar Allah para esa región del país. UNICEF advierte sobre los continuos bombardeos de infraestructura en Hodeidah y sus implicaciones para el deterioro de la situación de salud a medida que prosigan los ataques aéreos contra centros de salud e instalaciones para la vida.

La coordinadora humanitaria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Lise Grande. afirmó que a pesar de las ayudas de la ONU al pueblo yemenita en Hodeidah, los recientes ataques de los cazas de guerra sauditas y sus aliados “están poniendo a civiles inocentes en peligro extremo”.

El portavoz oficial del movimiento Ansar Allah, Muhammad Abdul Salam, dijo en cuenta de Twitter que "al régimen saudita no le importa el asunto de sus prisioneros y no se preocupa por ellos". La resistencia yemenita señaló que las armas del Ejército y de los comités populares son propiedad de Yemen y de su pueblo, y representan una válvula de seguridad para su soberanía e independencia.

La operación fue llevada a cabo por elementos armados desconocidos en la localidad de Khor Maksar. El asesinato ocurre justo un día después que el presidente Hadi ordenó la formación de una sala de operaciones conjunta vinculada a los diversos distritos de Adén y las provincias vecinas controladas por la coalición saudita.

Cazas de la coalición saudita lanzaron una serie de ataques aéreos contra el aeropuerto internacional de Sanaa y la base aérea Al-Dailami al norte de la capital.

En entrevista Al Mayadeen, Al-Bukhaiti explicó que Arabia Saudita "no tuvo éxito en convencer a nadie en que hemos atacado al buque petrolero". Añadió que después de los crímenes de Arabia Saudita cometidos contra los yemenitas “tenemos derecho a atacar a todos sus buques, pero no hemos llegado a esta etapa todavía".

En un nuevo contraataque, el Ejército yemenita atacó -con la ayuda de Ansar Allah- un buque militar saudita frente a la costa occidental del país.