Etiquetas - #Corea Del Norte

Pasan los días y siguen las interpretaciones y los análisis. El encuentro entre los Presidentes de los Estados Unidos y Corea del Norte en Singapur este 12 de junio ha sido denominado la reunión del siglo por no pocos medios de comunicación. 

Luego del histórico acuerdo entre Corea del Norte y Corea del Sur, los mandatarios han anunciado medidas para cumplir la "Declaración de Panmunjom para la Paz, la Prosperidad y la Unificación de la Península Coreana", hasta el momento estas son las principales acciones post acuerdo.

Al comentar sobre la cumbre del presidente estadounidense y su homólogo norcoreano, el Kremlin dijo que ayudó a aliviar las tensiones en la península coreana, pero que era incorrecto esperar que todos los problemas relacionados con los misiles y el programa nuclear de Corea del Norte se resuelvan en una hora. Lavrov dice que es imposible hacer que la península de Corea sea libre de armas nucleares sin garantías de seguridad entre Washington y Pyongyang.

"El mundo verá un cambio importante", prometió el líder norcoreano, al tiempo que ha dado las gracias a Trump por hacer posible la celebración de esta cumbre. Por su parte, Trump sostuvo que se trata de un "acuerdo histórico" y que "el mundo lo va a recordar".

"La buena noticia es que nos siguen a través de Twitter y la mala noticia es que nos insultan sin motivo", dijo el ministro de Asuntos Exteriores. "El Ministerio del Exterior iraní advierte a Corea del Norte y lo invita a tomar precauciones".

El mandatario estadounidense viajó directamente desde la cumbre del G-7 que se llevó cabo en Canadá, hacia Singapur, arribando en la base aérea de Paya Lebara.

En reunión con el canciller ruso, Serguei Lavrov, celebrada en Pyongyang, el líder norcoreano subrayó que Pyongyang "siempre está dispuesto" a sumarse a los esfuerzos de Moscú para hacer frente a las ambiciones hegemónicas de Washington.

"Creo que renunciar a esta reunión, si definitivamente no se lleva a cabo el 12 de junio ni en una fecha posterior, puede tener serias consecuencias militares y políticas", dijo el viceministro de Exteriores ruso, Alexander Pankin.

La medida es una acción presentada por el Gobierno de Pyongyang como un gesto de buena voluntad antes de una posible cumbre con Estados Unidos, la cual se centrará en la cuestión del desarme nuclear de Corea del Norte. La destrucción se hizo en presencia de un número de periodistas y corresponsales de los medios de comunicación extranjeros.

La histórica cumbre de Trump con el líder norcoreano, Kim Jong-un, está programada para el 12 de junio en Singapur, sin embargo, Pyongyang ha amenazado con retirarse del diálogo si se le exige de forma unilateral que renuncie al armamento nuclear sin garantizar la normalización de las relaciones.

El asesor del presidente de Corea del Sur, Chung In Moon, que trabaja en las negociaciones de Corea del Norte, comentó de manera sorprendente que Corea del Sur debería encontrar nuevas formas de garantizar su seguridad.

Alertó que tanto Washington como Seúl se equivocan otra vez al considerar que la coyuntura favorable a la mejora de relaciones entre la RPDC y Corea del Sur y las anunciadas conversaciones en Singapur entre el presidente Kim Jong Un y su homólogo estadounidense Donald Trump, constituyen una absolución que permite el desarrollo arbitrario de maniobras militares de cualquier tipo.

El suceso despeja así un obstáculo crucial antes de la cumbre sin precedentes que sostendrán el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Trump señaló que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, se encuentra en ruta a Corea del Norte para preparar la reunión.

Acotó que Estados Unidos engaña a la opinión pública bajo el falso argumento de que la desnuclearización de la península de Corea referida en la Declaración de Panmunjom adoptada el pasado 27 de abril es el resultado de las sanciones y presiones contra el país asiático.

El secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, afirmó hoy, durante su ceremonia de toma de posesión del cargo, que está decidido a desmantelar el programa nuclear norcoreano “sin demora”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuvo hoy una “larga y muy buena” conversación con su par surcoreano, Moon Jae-in, y aseguró que “las cosas van muy bien” y que está ultimando los detalles para reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

El encuentro fue convocado a inicios de año de manera inesperada y unilateralmente por la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Delegaciones de alto nivel de ambos estados revisan los trabajos de renovación, decoración, acondicionamiento y logística del lugar, con 30 años de antigüedad y ubicado en el lado sur de la aldea fronteriza de Panmunjom.

La actual medida está encaminada a reducir las tensiones militares entre las dos Coreas y crear un ambiente de diálogos pacíficos ante la proximidad de la reunión del líder de la RPDC, Kim Jong-un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en la aldea limítrofe de Panmunjom.