Etiquetas - #Ejército Yemenita

Dicho ataque es el cuarto de su tipo contra dicha instalación en menos de una semana.

En la provincia sureña de Ad Dali, las fuerzas yemenitas restauraron el control sobre varias colinas y sitios al oeste del distrito de Qaataba, al norte de la provincia, tras un enfrentamiento que provocó muertes y heridos en las fuerzas de Hadi y también en el cinturón de seguridad, apoyado por los Emiratos Árabes Unidos.

El portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general Yahya Sari, indicó que los ataques del Ejército a los referidos lugares son una respuesta legítima a las constantes agresiones de los Al Saud y sus aliados contra su país.

Tras esta operación, que se llevó a cabo en la madrugada de este viernes, quedaron nuevamente suspendidos todos los vuelos del aeropuerto de Abha.

El portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general Yahya Sari, aconsejó al régimen saudita y los Emiratos Árabes Unidos que "detengan la agresión, o de lo contrario tendrán grandes sorpresas y presión.

La base aérea Malik Khalid, situada en la ciudad de Khamis Mashith, capital de la provincia saudita de Asir, fue blanco de aviones no tripulados yemenitas (UAV, por sus siglas en inglés), informó la cadena de noticias qatarí Al Jazeera.

El portavoz del Ejército yemenita, el brigadier Yahya Sari, anunció también el lanzamiento de un misil balístico "Badr- F" dirigido a las fuerzas del presidente Abed Rabbu Mansour Hadi, estacionadas en el campo de al-Hadaba, en la provincia de al-Baedaa.

El portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general Yahya Sari, dijo que los ataques contra territorio enemigo se detuvieron durante cierto momento para enviar un “mensaje de paz” a los regímenes de Arabia Saudita y EAU. Apuntó que Abu Dhabi puede mantener su posición financiera y económica si detiene su agresión al país.

En un mensaje enviado a la alianza saudita por medio de su cuenta de Twitter, Abdul Salam dijo que el cese de la respuesta depende del cese de la agresión, y señaló que los cazas de la coalición bajo protección estadounidense son los que bombardean a Yemen por quinto año consecutivo.

El Ministerio de Defensa yemenita anunció que la operación militar a gran escala se produjo en respuesta a la agresión y el asedio continuados contra el pueblo yemenita.

Fuerzas yemenitas efectuaron una emboscada contra las fuerzas de Hadi y tropas mercenarias de la alianza saudita, las que cayeron en un campo minado en el distrito fronterizo de Hiran, oeste de Yemen. En la acción mataron e hirieron a más de 150 efectivos y destruyeron 10 vehículos militares.

El portavoz del Ejército yemenita, el brigadier Yahya Sari, destacó que las recientes operaciones militares pretenden expulsar a los invasores ocupantes y sus agentes.

Según medios locales, el bombardeo tuvo lugar la noche del jueves contra las posiciones militares de la coalición saudita en la localidad de Al-Raboah, en la provincia suroccidental de Asir. Todos los misiles impactaron contra los objetivos, y como consecuencia varios militares murieron o resultaron heridos.

En entrevista con Al Mayadeen, el miembro del Buró Político de Ansar Allah, Ali al-Qahum, confirmó que los clanes yemenitas tienen un papel claro en el Ejército y los comités populares para enfrentar y rechazar la ocupación, especialmente en las provincias del sur.

Los manifestantes destacaron la firmeza ante la agresión y condenaron la guerra invasora de la alianza saudita en Yemen y los crímenes cometidos contra civiles.

El portavoz de Ansar Allah anunció que el líder del movimiento, Abdul-Malik al-Houthi, discutió con el enviado de la ONU a Yemen, Martin Griffiths, la necesidad de implementar el acuerdo de Hodeidah y la cuestión del deterioro de las condiciones humanitarias como resultado del bloqueo.

En entrevista con Al-Mayadeen el sábado, Sari reveló que la agresión saudita está movilizando sus fuerzas y preparándose para iniciar una operación militar en Hodeidah y así frustrar el acuerdo, e hizo hincapié en que las fuerzas armadas yemenitas están totalmente comprometidas con el acuerdo de Suecia.

Ell portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general de brigada Yahya Sari, confirmó que como consecuencia de ese ataque de represalia, al menos 60 soldados y mercenarios murieron o resultaron heridos.

Ello acontece horas después que el Ejército y Ansar Allah tomaron el control de esa localidad tras intensos combates durante los últimos tres días, Informó el corresponsal de Al-Mayadeen.

Varias posiciones de la coalición saudita, en el valle de Rabia, cayeron en manos de las fuerzas yemenitas.