Etiquetas #Fuerzas_Yemenitas

Tras fuertes choques en la zona, los yemenitas decomisaron armas y equipos militares sauditas, incluidos dos ametralladoras pesadas Browning calibre 0.50 y varias gafas de visión nocturna, según muestra un vídeo difundido por ellos.

De acuerdo con las fuerzas yemenitas, los ataques contra el reino saudita continuarán hasta que "cese la agresión y el bloqueo económico".

El misil guiado “Quds 1” y tres aviones no tripulados, denominados “Samad 1”, “Samad 3” y “Qasaf K2”, forman parte de los sistemas que se incorporarán al Ejército.

Fuentes yemenitas aseguraron que el dron, derribado en la zona de Al-Sharqa, fue alcanzado por “un arma adecuada”, aunque no han especificaron el tipo de armamento utilizado.

El ministro de Información del Gobierno de Saná, Daifullah al Shami, manifestó que los objetivos se están expandiendo en Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos y "elegiremos qué afecta a los régimenes y sus estrategias pero sin hacer sufrir a los civiles".

El canal de televisión al-Masirah de Yemen informó el domingo que los drones de combate Qasif-K2 se habían dirigido a bunkers y estaciones de aviones no tripulados en el aeropuerto de Jizan.

El vídeo, difundido este viernes, muestra a combatientes del movimiento popular yemenita Ansar Allah utilizando misiles antitanque Kornet para atacar vehículos blindados en el suroeste de Arabia Saudita.

El avión derribado es un dron estadounidense MQ-1 y fue derribado en el distrito de Hamdan, al noroeste de la capital.

Las víctimas mortales, según el informe, eran expertos en planificación y gestión de operaciones militares y lideraron a los mercenarios prosauditas en la guerra contra Yemen. En la acción también perdieron la vida tres militares paquistaníes.

El ejército y los comités dispararon también varios cohetes Katyuska y proyectiles de artillería contra fortificaciones de la alianza invasora en el complejo de Al-Maazab y el sitio de Al-Faridah en Jizan, Arabia Saudita.

Los ataques golpearon con alta precisión los objetivos y causaron bajas en las filas de la alianza saudita.

Yemen acusa al reino árabe y a sus mercenarios de infringir el acuerdo de paz en Hodeidah con nuevos bombardeos.

Las constantes violaciones de la tregua en Hodeidah provocaron que fuerzas yemenitas lanzaran un misil balístico contra centros militares de la coalición saudita.

El Consejo de Seguridad volverá a reunirse la próxima semana para aprobar un proyecto de resolución destinado a consolidar el acuerdo sueco.

En Nham, al noreste de Saná, el Ejército y los Comités Populares intensificaron sus ataques con cohetes y fuego de artillería contra varias posiciones de las fuerzas de Hadi.

El enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, describió antes la situación humanitaria en el país como aterradora. Asimismo, explicó que quizás se puede llegar a un acuerdo sobre la cuestión económica para detener la hambruna.

Según la prensa local, un misil Zelzal-1 golpeó con éxito a un agrupamiento de mercenarios liderados por Arabia Saudita en Jizan, y otro misil del mismo tipo impactó en otro centro enemigo en Asir.

En entrevista con Abu Dhabi TV, el general Dawiri reconoció que las Brigadas Amalek fueron los principales culpables de los reveses de las fuerzas de la coalición en el frente de la costa oeste de Yemen. “Los ataques aéreos de la aviación de la coalición no han demostrado ser efectivos. Esto supone un revés fundamental en la estrategia militar”, dijo.

El Ejército yemenita, con el apoyo de Ansar Allah, atacó con un misil balístico Badr-1 las instalaciones de Aramco, la mayor empresa petrolera saudita situada en la región económica de Jizan, reportó Al-Masirah.

La unidad de ingeniería militar y Ansar Allah destruyeron también un vehículo militar de agresores y mercenarios en el frente del Al-Dareymi en la costa occidental de Yemen, donde murieron todos los ocupantes del automóvil.