Etiquetas - #Gaza

Cientos de ciudadanos participaron en el vigésimo tercer movimiento marítimo en la frontera norte de la Franja de Gaza a pesar de la represión israelí; las facciones palestinas confirmaron que continuarán las movilizaciones populares hasta lograr sus objetivos y romper el estado de sitio.

El ministro Hussein al-Sheikh, miembro del Comité Centr al del Movimiento Fatah, dijo que la formación de un gobierno de unidad nacional en medio de la división no hará más que reforzar la división para siempre.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, impide que Qatar entregue 15 millones de dólares a la Franja de Gaza.

Uno de los ataques provocó un incendio en una de las embarcaciones palestinas, informaron medios de comunicación gazatíes.

La mezquita de Kateb Wilaya y la iglesia de San Porfirio en Gaza son dos testimonios arqueológicos que demuestran la profundidad de la relación cristiano-islámica en la ciudad vieja de Gaza.

Pese al frío y la tormenta con los que amaneció Gaza, los palestinos participaron activamente en la protesta.

El 16 de noviembre pasado, la población Palestina de Gaza festejaba a lo grande su victoria ante una nueva agresión del ocupante israelí.

Nos preguntamos por qué nuestro jardín de infancia y nuestra guardería fueron bombardeados. ¿Qué había para que sean bombardeados?”, dijo la dueña Ahlam Al-Yazji.

Las facciones de la Resistencia palestina lanzaron este lunes cohetes contra varios asentamientos israelíes en respuesta al crimen de la ocupación el domingo en Gaza contra el líder de las Brigadas Al-Qassam.

Las Brigadas de Ezzeldin Al-Qassam, ala militar de Hamas, denunciaron que el enemigo israelí violó la tregua en Gaza, pues una fuerza especial del régimen se infiltró al este de Khan Yunis y asesinó al comandante de Al-Qassam, Nur Baraka. En un comunicado Al-Qassam enfatizó que "nuestra resistencia seguirá en máxima alerta. La lucha entre nosotros y el ocupante es a largo plazo y el enemigo no tendrá seguridad en nuestra tierra".

Ahmed Jaled al-Najjar, de 21 años, de la ciudad de Jan Yunis, en el sur de la asediada Franja de Gaza, murió en el hospital de Ahli, en la ciudad cisjordana de Hebrón.

Miembros de Hamas lograron asestar un gran golpe al servicio de seguridad general de inteligencia israelí (Shabak) al arrestar en Gaza al “peligroso” espía del régimen de ocupación, de 45 años de edad e identificado únicamente como “MJ”.

El pasado 28 de septiembre fue el día con mayor número de muertos con siete. Dos de las víctimas infantiles, niños de 11 y 15 años, recibieron disparos en la cabeza y el pecho con munición real.

El movimiento palestino Hamas anunció la entrada de combustible en Gaza, lo cual fue financiado por el gobierno de Qatar.

El relator especial de Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos en los Territorios Palestinos Ocupados, Michael Lynk, catalogó de crimen de guerra los continuos asesinatos cometidos por las fuerzas de ocupación israelíes contra manifestantes palestinos en la Franja de Gaza.

Unos 93 palestinos resultaron heridos por la represión de los militares israelíes en la décima protesta marítima realizada en el norte de la Franja de Gaza para rechazar el bloqueo de Israel al enclave costero y exigir respeto al derecho al retorno de los refugiados palestinos, entre otras demandas.

Las facciones de la resistencia palestina en Gaza ratificaron su disposición a responder a cualquier agresión israelí.

Lo revelado por el presidente del buró político del movimiento Hamas, sobre el bloqueo que comienza a desmoronarse, demuestra que el levantamiento del pueblo palestino impone sus ecuaciones, sin que Israel pueda cambiarlas ni en la guerra ni con el apoyo estadounidense, el éxito rompe el bloqueo y puede conducir al quiebre de la ocupación.

Lo revelado por el presidente del buró político del movimiento Hamas, sobre el bloqueo que comienza a desmoronarse, demuestra que el levantamiento del pueblo palestino impone sus ecuaciones, sin que Israel pueda cambiarlas ni en la guerra ni con el apoyo estadounidense, el éxito rompe el bloqueo y puede conducir al quiebre de la ocupación.