Etiquetas #Gibraltar

Según el portavoz de Teherán, el rechazo de Gibraltar a la mencionada solicitud de EE.UU. así como la orden que dictó la Justicia brasileña el 24 de julio a la petrolera estatal Petrobras para que suministrara combustible a dos buques iraníes pese al temor a las sanciones de Washington, muestran que el país norteamericano ya no puede ejercer su hegemonía en el mundo.

A través de un comunicado, el Gobierno de Gibraltar anunció este domingo que no puede hallar una razón judicial para detener el buque Grace 1 (Adrian Darya 1) porque las sanciones estadounidenses contra Irán no son aplicables en la Unión Europea (UE).

El portavoz del Gobierno de Irán, Ali Rabiei, calificó dicha restitución de una victoria para Irán y la atribuyó a la diplomacia activa del país y su firme voluntad a la hora de defender los derechos del pueblo.

Las autoridades de Gibraltar-territorio de ultramar de Reino Unido-, dejaron en libertad al superpetrolero de Irán que mantenía retenido a pesar de una solicitud de última hora en contra del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Este 15 de agosto las autoridades de Gibraltar pusieron en libertad el petrolero iraní Grace I, pese a la solicitud del Departamento de Justicia de EE.UU., presentada este mismo día, de iniciar un nuevo procedimiento legal para la detención del buque.

Según el periódico The Sun, fuentes cercanas al ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, aseguraron que el Grace-I sería liberado este jueves. El rotativo agregó que no se "solicitará una renovación de la orden de detención del buque mientras no vaya a Siria y no viole las sanciones europeas impuestas a Damasco". Por su parte, el Departamento de Justicia de EE.UU. pidió la incautación del buque iraní bajo una serie de acusaciones que están considerando.

“Esperamos que ese asunto se resuelva próximamente, y que el petrolero Grace 1 pueda seguir navegando bajo bandera de la República Islámica de Irán”, subrayó Yalil Islami, responsable de Asuntos Marítimos de la Organización Marítima y Puertos.

Se sospecha que los políticos conservadores del Reino Unido, distraídos con la elección de un nuevo primer ministro, compitiendo por el poder y preocupados por el Brexit, cayeron en una trampa estadounidense”, lamentó el diario británico The Guardian sobre la decisión de Londres de detener un petrolero con crudo iraní en Gibraltar.

Según informó Michael Llamas QC, fiscal general de ese territorio británico al sur de España, la medida fue tomada tras una corta audiencia en privado frente al juez presidente Anthony Dudley.

Irán no dejará esta "perversidad" sin respuesta y responderá a ella en el momento y el lugar apropiados, añadió Sayyed Ali Khamanei.

"La investigación continúa y el Grace I permanece retenido", agregó en un comunicado de prensa publicado en Twitter.

"La acusación de Reino Unido contra el petrolero es inválida", dijo el portavoz de la cancillería iraní, Abbas Mousavi.

La Policía de Gibraltar informó que fueron incautados de la nave documentos y dispositivos electrónicos.

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, general de división Mohammad Hosein Baqeri, advirtió que las Fuerzas Armadas están dispuestas a apretar el gatillo contra cualquier enemigo que quiera agredir su territorio.

Durante su discurso en la televisión estatal, el ministro de Defensa de Irán, Amir Hatami, advirtió que su país no toleraría lo que calificó de un “robo marítimo”.

Autoridades de Gibraltar Informaron que la decisión fue tomada de manera completamente independiente. La Cancillería iraní tachó de piratería la captura del buque con crudo iraní y denunció el sometimiento de Londres a EE.UU.

La cartera rusa denunció la incautación e hizo hincapié en que deliberadamente tenía como objetivo agravar la situación en torno a Siria e Irán.

Irán tacha de piratería la captura de un buque con crudo iraní y denuncia el sometimiento de Londres a EE.UU.

El portavoz de la Cancillería de Irán, Sayyed Abbas Mousavi, consideró que la detención del petrolero iraní “podría llevar a un aumento de la tensión en la región", y la describió como “una medida rara debida a las sanciones que anunciaron y que no están confirmadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) ".

En una declaración, las autoridades del gobierno de Gibraltar dijeron que tenía motivos razonables para creer que el barco Grace 1 transportaba su envío de petróleo crudo a la refinería de Banias en Siria, propiedad de una entidad que está sujeta a las sanciones de la Unión Europea contra Damasco.