Etiquetas #Guerra_En_Yemen

Arabia Saudita y varios de sus aliados regionales lanzaron la devastadora campaña contra Yemen en marzo de 2015, “para dominar a Yemen y destruirlo también por el interés de los Estados Unidos de América de controlar las vías fluviales y la posición estratégica de Yemen”, dijo el experto en Medio Oriente, Saeb Shaath.

La guerra en Yemen se ha convertido en un pantano para el príncipe heredero después del abandono de su aliado, los Emiratos Árabes Unidos, según informaron diplomáticos al medio estadounidense.

El demócrata Chris Murphy (Connecticut) y el republicano Todd Young (Indiana) utilizarán una disposición en la Ley de Asistencia Extranjera para solicitar un informe de la administración de Donald Trump sobre el historial de derechos humanos de la nación árabe.

El ministro de Defensa del gobierno de Saná , Mohammed Nasser al-Atifi, confirmó que alrededor de 70 soldados sauditas, incluidos líderes y oficiales, fueron abatidos en el transcurso de los enfrentamientos de las últimas semanas.

El buque saudita "Bahri Tabuk" llegó el martes pasado a Francia. El representante de la compañía ropietaria de la referida nave negó que perseguía ese objetivo, pero el sitio web "Disclose" reveló que su presencia allí tenía como finalidad la transferencia de armas.

El ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, renovó su demanda a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos para poner fin al conflicto en Yemen, que calificó de "guerra sucia".

El sitio web Disclose, dedicado a la investigación, indicó que se trata de cañones que podrían ser empleados en la guerra en Yemen.

Fuerzas yemenitas efectuaron una emboscada contra las fuerzas de Hadi y tropas mercenarias de la alianza saudita, las que cayeron en un campo minado en el distrito fronterizo de Hiran, oeste de Yemen. En la acción mataron e hirieron a más de 150 efectivos y destruyeron 10 vehículos militares.

Según medios locales, el bombardeo tuvo lugar la noche del jueves contra las posiciones militares de la coalición saudita en la localidad de Al-Raboah, en la provincia suroccidental de Asir. Todos los misiles impactaron contra los objetivos, y como consecuencia varios militares murieron o resultaron heridos.

En entrevista concedida a la televisora Al masirah, Al-Houthi acusó a “Washington de utilizar a sus aliados títeres para realizar sus planes y de estar pidiendo la continuación de la guerra en Yemen y los otros conflictos en la región”.

Trump consideró la resolución como "un intento innecesario y peligroso de debilitar a mis autoridades constitucionales, poniendo en peligro la vida de los ciudadanos estadounidenses y los valientes soldados".

El secretario general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Omán, Badr bin Hamad al-Busaidi, destaca "la existencia de esfuerzos para resolver la crisis del Golfo y acercar las opiniones". Considera que las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores, Yousef bin Alawi, al margen del Foro Económico Mundial en el Mar Muerto, no se apartaron de los valores, principios y objetivos establecidos para la política exterior del sultanato.

Washington, desde el inicio de la guerra saudita contra Yemen, ha rubricado numerosos acuerdos militares con Arabia Saudita y los Emiratos árabes Unidos (EAU) por un valor de al menos 68 mil 200 millones de dólares, afirma Think Tank estadounidense

Varios medios y analistas estimaron esta acción como muestra del interés de legisladores demócratas y republicanos en castigar a Riad por su papel en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Chris Murphy, senador demócrata, anunció que su colega Bernie Sanders y el republicano Mike Lee presentarán la iniciativa, que podría ser votada este mes.

Según un reporte difundido en Yahoo News y escrito por Nick Turse, avezado en temas de seguridad nacional y la política exterior, los documentos subrayan las continuas frustraciones de los críticos de la guerra, incluidos los del Congreso, por la falta de transparencia en el apoyo militar de los Estados Unidos a una guerra que ha matado a miles de civiles y ha llevado a Yemen al borde del hambre.

La recomendación de los antiguos funcionarios de la administración de Obama es la correcta: "[L] ha llegado el momento de que pongamos fin a nuestro apoyo y participación en este conflicto brutal". Sin embargo, ni una sola vez reconocen cuán injustificable y constitucionalmente dudosa es la participación de los Estados Unidos.

Un niño yemenita de 10 años murió en Hodeidah por una desnutrición severa, causada por el bloqueo de Arabia Saudita a esa ciudad, ubicada al oeste del país. El pequeño Adam era uno de los 400 mil menores en igual condición que podrían fallecer en cualquier momento en ese país.

Hay indicios crecientes de que la muerte de Khashoggi ha estimulado una iniciativa diplomática para aprovechar la vulnerabilidad de la monarquía, específicamente para contener la política exterior agresiva del príncipe heredero de la Arabia Saudita, Mohammed bin Salman.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) advirtió sobre la trágica situación humanitaria en Yemen, donde no solo se llegó al punto de hambruna, sino porque existe la peor crisis humanitaria del mundo. Se afirma que cada diez minutos muere un niño del país africano por consecuencia del hambre y otro tipo de enfermedades.