Etiquetas - #Jamal Khashoggi

Desde el dos de octubre último, el mundo busca al periodista saudita Jamal Khashoggi, de quién se desconoce su suerte tras haber ingresado al consulado del Reino Saudita en la ciudad turca de Estambul, en procura de documentación para casarse. Su novia que espera fuera, fue quien inició la campaña que ya tiene característica de reclamo mundial. En Estambul a partir de entonces todo fue hipótesis y misterios, sobre su suerte.

Las repercusiones del caso de Jamal al Khashoggi, desaparecido desde hace casi dos semanas, siguen reflejándose negativamente sobre los intereses de Arabia Saudita; como resultado de este incidente e independientemente de la responsabilidad de la dirigencia saudí o no por la desaparición de este periodista, cabe destacar que los comentarios se han dispersado a través de los medios de comunicación internacionales y árabes, y los dedos acusatorios señalan como responsable personalmente del caso, al príncipe heredero de Arabia Saudita, el príncipe Mohammed ben Salman, en lo que el reino consideró como una conspiración qatarí en su contra; esto ha llevado a la conclusión de que el príncipe heredero de Arabia Saudita y la dirigencia saudí en general sean considerados responsables, hecho que ha afectado negativamente la confianza en el reino por parte de los dirigentes de los países por un lado, y de parte de las compañías internacionales por el otro.

En una alocución emitida por la televisión estatal, la Fiscalía saudita admitió que una investigación inicial sugiere que Khashoggi murió tras "una acalorada pelea" en el consulado.

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, dijo el viernes que el resultado de la investigación sobre la desaparición del periodista saudita Jamal Khashoggi la compartirán con el mundo.

Según datos aportados por una encuesta de Gallup, las opiniones de los estadounidenses sobre Arabia Saudita han sido netos negativos desde febrero de 2001.

El ex embajador estadounidense en "Israel" y primer director de África Norte y Medio Oriente en la Administración de Obama Daniel Shapiro escribió sobre la causa del periodista saudita Jamal Khashoggi en un artículo publicado en el periódico israelí Haaretz en el que dijo:

Según The New York Times, el plan para culpar al mayor general Ahmed al-Assiri, un asesor de alto rango del príncipe heredero, sería un reconocimiento extraordinario de la magnitud de la reacción internacional para golpear el reino desde la desaparición del periodista saudita.

El diario turco Yeni Safak señaló que revisó una grabación de audio del asesinato de Khashoggi en el que se pudo escuchar al cónsul decirles a los presuntos asesinos: “Haced esto fuera. Me meteréis en problemas”. Uno de los torturadores respondió: “Cállate si quieres vivir cuando regreses a Arabia Saudita”, según el informe.

El ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, es uno de los primeros altos dirigentes de Occidente en retirarse de la Iniciativa de Inversión Futura, a celebrarse en Riad del 23 al 25 de octubre.

Según reportes de prensa, que citan al diario turco Akşam, Saad al Zahrani, uno de los guardaespaldas de MBS y miembro del grupo de 15 agentes de seguridad sauditas que asesinó supuestamente a Khashoggi en el consulado en Estambul, estuvo presente durante un encuentro entre el príncipe heredero y el secretario de Estado de EE.UU.

Uno de los sospechosos en el caso del periodista de Arabia Saudita desaparecido Jamal Khashoggi murió en un extraño accidente de tráfico, informan medios de prensa.

El secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, advirtió al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, que su futuro como rey está en peligro debido a la desaparición hace más de dos semanas del escritor y periodista Jamal Khashoggi.

Algunos analistas afirman que la participación de miembros del equipo de seguridad de Bin Salman en el presunto asesinato de Khashoggi asegura dirección de la operación recayó en la familia real.

Según el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, necesita a Arabia Saudita en términos de la lucha contra el terrorismo, por lo tanto no renuncia a su aliado en un momento en que Riad ha recibido muchas críticas internacionales por la desaparición del periodista Jamal Khashoggi, tras ingresar a su consulado en Estambul hace unas dos semanas.

El secretario de Estado Mike Pompeo se reunió con el príncipe heredero Mohammed Bin Salman para hablar sobre la desaparición del periodista saudita Jamal Khashoggi.

Bajo el título El mundo ya no puede ignorar los abusos de los derechos humanos en Arabia Saudita, el periódico británico publicó un artículo de opinión en el que critica al reino árabe a partir del más reciente incidente: la desaparición y presunto asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

El cuerpo del periodista saudita Jamal Khashoggi, desaparecido desde que visitó el Consulado de su país en Estambul el pasado 2 de octubre, fue cortado en pedazos después de que le asesinaran, según afirmó una fuente oficial turca a la que tuvo acceso la cadena estadounidense CNN.

Tras nueve horas, los miembros del equipo turco abandonaron el lugar a bordo de sus vehículos, llevándose consigo muestras, principalmente de la tierra del jardín del consulado, según un responsable presente en el lugar.

El director del canal oficial saudita Al Arabiyah, Turki al Dajil, señaló que si EE.UU.toma medidas por el caso Khashoggi, Arabia Saudita estará entonces más cerca de Irán que de EE.UU…, y Hizbullah y Hamas dejarán de ser enemigos para convertirse en amigos. Añadio que “la estrecha cooperación en el terreno de la inteligencia entre Riad, EE.UU. y Occidente se convertirá en cosa del pasado”.