Etiquetas - #Jamal Khashoggi

Arabia Saudita calificó hoy de "injerencia" la reciente decisión del Senado de Estados Unidos que pide al presidente Donald Trump que deje de apoyar militarmente a Riad en el conflicto de Yemen tras la polémica generada por el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi.

El mensaje a los que están dentro del reino se ha vuelto claro: la necesidad del Príncipe de controlar la narrativa es tan grande que reprimirá brutalmente no solo a los disidentes sino también a aquellos que estén de acuerdo con él.

El proyecto de resolución incluye una ley especial para condenar a MBS y responsabilizarlo por el asesinato de Khashoggi, e incluye el reclamo de Riad para garantizar que los responsables del asesinato respondan de sus actos.

El mandatario republicano volvió a reiterar el martes que el "príncipe heredero niega con vehemencia" la participación en un asesinato que ha provocado indignación en todo el mundo.

En una reunión con una delegación comercial, Bin Salman reconoció las secuelas negativas del escándalo que provocó el asesinato del periodista opositor saudí Jamal Khashoggi y dijo que el caso ha dificultado la atracción de la inversión extranjera en el proyecto Neom.

Los senadores Chris Murphy (demócrata), Mike Lee (republicano) y Bernie Sanders (independiente), que presentaron la resolución, se muestran optimistas sobre el avance de la iniciativa, la cual necesitará una mayoría simple de 51 votos para ser avalada.

Ha corrido mucha tinta sobre el asesinato de Jamal Khashoggi. Es difícil encontrar en la prensa internacional un día, desde que ocurrió, sin que aparecieran noticias sobre el hecho, sobre la forma espeluznante en que se produjo, sobre la culpabilidad o no del príncipe heredero saudita, etc., etc.

Muhammad al-Otaibi, cónsul saudita en Estambul, escapó en octubre a Riad en plena investigación sobre el asesinato de Khashoggi.

El canciller saudita precisó que Riad no entregará a Turquía a los ciudadanos señalados por Ankara de haber asesinado al periodista. "No extraditaremos a los ciudadanos sauditas a Turquía como parte de sus demandas de la investigación", reiteró.

Según Bob Corker, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, el embajador saudita, Khalid bin Salman, carece de credibilidad a raíz de sus declaraciones tras el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi.

Un grupo bipartidista de senadores estadounidenses presentó este miércoles una resolución que condena al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, por ser ''cómplice'' en el asesinato del periodista de ese país Jamal Khashoggi.

Un fiscal turco ordena la detención de dos altos cargos cercanos al príncipe saudita, Mohammed bin Salman por implicación en el asesinato de Jamal Khashoggi.

El príncipe heredero de Arabia Saudita es "cómplice del asesinato" de Khashoggi al "nivel más alto posible", afirmó Graham. A su vez, Bob Corker dijo a los periodistas que no tiene dudas de que el príncipe saudita, Mohammed bin Salman, ordenó y monitoreó el homicidio de Khashoggi.

El encuentro obedece a que algunos legisladores norteamericanos expresaron su disgusto con la funcionaria luego de que Haspel no participara la semana pasada en una sesión informativa realizada por el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el secretario de Defensa, Jim Mattis.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que si tuviera la oportunidad de responder al Príncipe heredero de la Arabia Saudita en la cumbre del G20 "lo hubiera enfrentado con todas las pruebas sobre la muerte de Khashoggi".

De acuerdo con The Washington Post, a medida que el 2018 llega a su fin, Mohammed es una figura manchada de sangre. El asesinato del periodista Jamal Khashoggi lo convirtió en el bete noire de la cumbre del Grupo de los 20 de este año en Buenos Aires, donde el príncipe aterrizó el miércoles después de un viaje a Túnez.

A pesar de las complicaciones que los movimientos del príncipe heredero han creado, el gobierno de Trump lo ha apoyado. Para algunos se ha vuelto tóxico incluso en la Casa Blanca.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, afirmó que Arabia Saudita desempeña un papel clave en el mantenimiento de la seguridad regional y la seguridad de “Israel”.

Creo que he leído cada pieza de inteligencia, a menos que haya llegado en las últimas horas no hay informes directos que relacionen al príncipe heredero con la orden de matar a Khashoggi. Y eso es todo lo que puedo decir en un entorno no clasificado, declaró Pompeo tras reunirse con senadores.

Los investigadores se enfocaron en la propiedad después que una nueva información de inteligencia mostró que uno de los agentes saudita involucrados en el asesinato de Khashoggi había llamado al dueño de la propiedad un día antes del asesinato, dijo un funcionario turco informado sobre la investigación.