Etiquetas #John_Bolton

El presidente de Estados Unidos anunció este martes el despido de John Bolton como asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., este es el triste legado del político republicano.

La aversión de Trump a tomar una posición de guerra con Irán también se vio en la última entrevista de la presidente, concedida recientemente a Fox, donde con la ambigüedad característica hacia las tensiones del Golfo, dijo que quiere una "solución pacífica" que sería "buena", pero que "es posible que eso no ocurra".

Según Danny Sjursen, oficial retirado del Ejército de Estados Unidos y colaborador habitual de Antiwar.com., Bolton puede haber desaparecido, pero el último ataque contra las instalaciones petrolíferas sauditas podría proporcionar la justificación que durante mucho tiempo había buscado para un ataque contra Irán.

Trump no tiene política exterior, y la "escena mundial" se ha astillado. No es de extrañar que el periodismo se esfuerce por describir la nueva realidad escandalosa.

“La hostilidad histórica y arraigada del Gobierno de Estados Unidos hacia la nación iraní va más allá de los roles que juegan sus funcionarios”, dijo Shamjani y subrayó que el criterio principal de la evaluación de Teherán se centra en la política y la función de Washington, especialmente en términos de su compromiso con las obligaciones internacionales y la eliminación de las sanciones antiraníes.

"Tenemos mucha gente que quiere ese cargo. De hecho, cinco personas que lo desean mucho. Anunciaré a alguien la próxima semana", expresó el mandatario republicano a periodistas en la Casa Blanca.

Bolton era el colmo del ethos neoconservador. Ahora, afortunadamente, se quedó sin trabajo. El siguiente tiene que ser Haspel de la CIA, así como Mike Pompeo. Estas personas son una mancha en Estados Unidos. Disminuyen no sólo a Trump, que aparentemente no necesita ayuda en este sentido, sino a todos nosotros como estadounidenses.

La destitución de Bolton se produjo por un “puro capricho” de Trump y constituye una prueba de cómo el inquilino de la Casa Blanca “sólo hace cosas y luego trata de aplicar ingeniería inversa a algún tipo de plan”, destaca CNN.

Aunque algunos miembros del Partido Republicano expresan su apoyo al exconsejero, un halcón conservador que se dedicó a promover una agresiva política exterior desde su llegada al cargo en abril de 2018, muchas figuras públicas, medios de prensa y usuarios de redes sociales muestran satisfacción por su salida del puesto.

John Bolton ostentaba el cargo de asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca desde abril del 2018.

“Anoche le informé a John Bolton que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca. Yo no estaba de acuerdo con muchas de sus sugerencias”, tuiteó Trump.

El enviado de Irán a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) Kazem Gharib Abadi dice que no hay actividades nucleares ocultas para Irán, y que la visita del director interino del OIEA a Teherán se produjo en el marco de la cooperación normal entre Irán y el OIEA.

Bolton arribó el domingo a Londres, la capital británica, para una visita oficial de dos días, en la que tiene previsto mantener numerosas conversaciones con el Consejo de Ministros del Reino Unido. Se espera que el halcón de la Casa Blanca exija al país europeo que alinee su postura hacia la República Islámica con la política de “máxima presión” de Washington.

“Estamos enviando una señal a terceros que desean hacer negocios con el régimen de Maduro: proceder con extrema precaución”, dijo Bolton en una cumbre sobre Venezuela en la capital peruana, Lima, el martes.

Los comentarios del asesor de Seguridad Nacional se produjeron horas después de que Washington impusiera sanciones al ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif.

La captura del petrolero británico en el Estrecho de Ormuz reveló que la aventura de Gran Bretaña es un torbellino que no enciende la guerra y no empuja a los países europeos a aumentar su escalada, como esperan los halcones.

La diplomacia estadounidense logró que las relaciones con Irán estuvieran al borde de la guerra, para dividir a los europeos y forzar al Reino Unido a estar al lado de EE.UU.

Se sospecha que los políticos conservadores del Reino Unido, distraídos con la elección de un nuevo primer ministro, compitiendo por el poder y preocupados por el Brexit, cayeron en una trampa estadounidense”, lamentó el diario británico The Guardian sobre la decisión de Londres de detener un petrolero con crudo iraní en Gibraltar.

El asesor de Seguridad Nacional estadounidense hizo hincapié en las recientes sanciones contra funcionarios del Gobierno venezolano.

Load More