Etiquetas - #Manifestaciones

Organizada por la Coalición de Acción por la Paz de Minnesota, la protesta se llevó a cabo el sábado en la ciudad de Minneapolis y contó con la participación de miembros de sindicatos de trabajadores, conductores y decenas de peatones.

Los patriotas bolivarianos manifiestan en las calles su desacuerdo con el enfoque y los señalamientos presentados en el informe sobre los derechos humanos en el país, calificándolo como sesgado y manipulado.

En Florida (suroeste), cientos de personas se reunieron frente a un refugio donde se han retenido más de mil menores migrantes en instalaciones con condiciones poco higiénicas, centros considerados como un campo de concentración ‘aberrante’ e ‘inaceptable’ por sus críticos.

Los argelinos salieron a manifestarse por 19º viernes consecutivo para exigir un cambio en el régimen, tras la renuncia del presidente Abdelaziz Bouteflika en abril.

Alemania y Reino Unido solicitaron la reunión en medio de la alarma internacional por la violencia desatada en Jartum, donde las fuerzas de seguridad dispersaron protestas contra el Consejo Militar protagonizadas hace semanas.

En el marco de la organización de la escalada revolucionaria pacífica, las Fuerzas de la Libertad y el Cambio en Sudán llamaron a trabajar para derrocar al Consejo Militar de Transición, y manifestaron que dicha entidad escribió con la sangre de los mártires y los heridos su final.

Pedimos una gran participación en la marcha política, cuya fecha de realización se comunicará próximamente, para el logro de los objetivos propuestos, indicó en un comunicado la Asociación de Profesionales Sudaneses (APS), considerada un opositor movimiento popular.

Guaidó reunió apenas a unas dos mil personas. Y mientras la desesperanza abraza a los partidarios del golpismo, el respaldo cívico-militar en torno al gobierno liderado por el presidente Nicolás Maduro crece.

Los manifestantes rechazaron con su participación en el evento “la intensificación de los viles complots y amenazas de Estados Unidos” y “sus mercenarios en la región” contra Irán.

Organizada por el Movimiento Islámico (afiliado a la Hermandad Musulmana de Jordania), la manifestación se llevó a cabo en el área de Sweimeh adyacente a la Cisjordania ocupada por (Israel).

Los manifestantes destacaron la firmeza ante la agresión y condenaron la guerra invasora de la alianza saudita en Yemen y los crímenes cometidos contra civiles.

El llamado se produce después que la Junta Militar emitió órdenes para poner a las fuerzas irregulares leales a Omar al-Bashir bajo el comando del Ejército y la policía.

Según un comunicado de la Asociación, se están llevando a cabo obras para quitar todas las barricadas que se encuentran frente al Comando General de las Fuerzas Armadas. Además, los profesionales sudaneses hicieron un llamado a los ciudadanos para que se dirijan inmediatamente a participar en las protestas para proteger su revolución y sus logros.

Los activistas lanzaron convocatorias para congregarse en diversas urbes del país, como Bordeaux, Lyon, Chartres, Toulouse, Dunkerque, Lille y París.

En las concentraciones, convocadas por el Consejo de Coordinación de Propaganda Islámica de Irán (CCPI), los ciudadanos señalaron que la clasificación como “terrorista” del CGRI por parte de un país patrocinador del terrorismo, parece más bien una “broma estúpida”.

A la luz de los continuos llamamientos a las manifestaciones en la octava asamblea, Abdul Qader bin Saleh, asumió la presidencia durante un período de transición y exigió que se realice mediante personalidades que no pertenecen al régimen anterior.

La presencia de miles de personas evidencia que la mayoría de la población no está totalmente satisfecha de lo logrado en siete semanas de demostraciones para exigir la dimisión de Bouteflika, que fue efectiva el pasado 2 de abril.

Sin abandonar el reclamo inicial de dimisión del presidente Abdelaziz Bouteflika, los jóvenes enfocaron su reivindicación en que se convoque una asamblea constituyente para modificar la Constitución.

Después de una madrugada en la que decenas de jóvenes se concentraron por varias horas en el centro de Argel, las calles muestran aparente normalidad, aunque con incesantes rumores sobre supuestas divergencias entre los militares y acerca de las circunstancias en que fue detenido Alí Haddad.

Por sexto viernes consecutivo, pero con mayor masividad -según aseguran organizadores y analistas locales-, la ciudadanía se volcó con pancartas, banderas de Argelia y consignas que tienen como denominador común poner fin a 20 años de gestión de Bouteflika, de 82 años y muy enfermo.