Etiquetas - #Mohammed Bin Salman

The New York Times publica un informe de inteligencia sobre la implementación de un grupo secreto creado por el príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, para silenciar sus oponentes. El grupo realizó una docena de operaciones especiales y se estableció un año antes del asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Según el diario israelí Makor Rishon, Bin Salman fue objeto de un intento de asesinato en la que está involucrado su hermano Bandar bin Salman, aunque el complot fue descubierto de antemano.

De acuerdo con el rotativo, padre e hijo han estado en desacuerdo sobre una serie de cuestiones políticas importantes en las últimas semanas, incluida la guerra en Yemen.

El diario estadounidense The New York Times, indicó que la visita de Kushner al reino árabe mantuvo vigilante a toda la región, pues se esperaba que este solicitara la ayuda saudita para el citado plan de paz de la Administración de Trump, el cual es considerado por los palestinos “una conspiración”.

El príncipe heredero de Arabia Saudita llegó el domingo a Pakistán para una visita oficial de dos días y anunció la firma de acuerdos por 20 mil millones de dólares con su tradicional aliado, en medio de las tensiones diplomáticas en la región.

El príncipe heredero, Mohammed bin Salman, no estuvo vinculado en el incidente, lo que contradice un informe de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA), que concluyó que la operación saudita fue dirigida por el rey de facto de la monarquía, afirma el ministro.

Arabia Saudita ha usado durante mucho tiempo la coerción contra sus ciudadanos en el extranjero, pero la evidencia indica que esta práctica se intensificó bajo MBS.

El secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, y el príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, coincidieron en la necesidad de adherirse a los acuerdos adoptados en Suecia, en especial a los referidos a un cese del fuego.

El secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, llegó este domingo a Doha, capital de Qatar, en un intento por poner fin a la crisis existente entre ese país y tres vecinos del Golfo.

Si Estados Unidos deben defender sus valores insistiendo en la justicia en el caso de Khashoggi, indica the Washington Post, el Congreso debe tomar la iniciativa.

En el vídeo, grabado el pasado 2 de octubre y publicado el domingo por la televisión turca A Haber, se ve a un grupo de hombres que llega en coche a la residencia del cónsul general saudita en Estambul, Turquía, Muhamad al-Otaibi, alrededor de las 21:00 (hora local) y descarga una serie de bolsas negras.

El diario británico The Guardian afirma que “si 2018 fue la época del príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, probablemente el próximo año no sea nada así”

La embajada de Estados Unidos en Riad publicó un vídeo que insta a las manifestaciones como un camino para lo que según Washington deben ser “cambios políticos en los regímenes brutales”.

Arabia Saudita calificó hoy de "injerencia" la reciente decisión del Senado de Estados Unidos que pide al presidente Donald Trump que deje de apoyar militarmente a Riad en el conflicto de Yemen tras la polémica generada por el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi.

El mensaje a los que están dentro del reino se ha vuelto claro: la necesidad del Príncipe de controlar la narrativa es tan grande que reprimirá brutalmente no solo a los disidentes sino también a aquellos que estén de acuerdo con él.

Señaló el editor jefe del rotativo turco Yeni Şafak, Ibrahim Karagül, quien agregó que las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Arabia Saudita han, efectivamente, ‘declarado guerra’ contra Turquía y buscan debilitarla.

“Mohammed bin Salman pidió a su equipo de trabajo que estudie esta propuesta e insinuó que la idea le gusta”, afirmó un funcionario saudita al medio electrónico Middle East Eye.

El mandatario republicano volvió a reiterar el martes que el "príncipe heredero niega con vehemencia" la participación en un asesinato que ha provocado indignación en todo el mundo.

En una reunión con una delegación comercial, Bin Salman reconoció las secuelas negativas del escándalo que provocó el asesinato del periodista opositor saudí Jamal Khashoggi y dijo que el caso ha dificultado la atracción de la inversión extranjera en el proyecto Neom.

Al proyecto de resolución de Senado de EE.UU. le seguirían pasos para imponer sanciones a Arabia Saudita, y dijo que no era razonable mantener una relación recíproca normal con Arabia Saudita dirigida por el príncipe heredero.