Etiquetas - #Mohammed Bin Salman

Según el sitio digital Middle East Eye, una guerra en Gaza estaba entre una serie de medidas y escenarios propuestos por un grupo de trabajo de emergencia establecido para contrarrestar las filtraciones cada vez más dañinas sobre el asesinato de Khashoggi provenientes de las autoridades turcas.

Funcionarios de inteligencia, cercanos al príncipe heredero de la corona de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, le pidieron a un pequeño grupo de empresarios usar compañías privadas para eliminar a figuras iraníes contrarias al reino, según afirman fuentes familiarizadas con el tema, citadas por el diario The New York Times.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió poner fin inmediato a la escalada militar en Yemen, ya que amenaza con exacerbar la catastrófica inseguridad alimentaria de 14 millones de personas en todo el país.

Los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Francia, Emmanuel Macron, piden al reino de Arabia Saudita más detalles sobre el caso del periodista Jamal Khashoggi, asesinado el pasado 2 de octubre dentro del consulado de Riad en la ciudad turca de Estambul.

Hay indicios crecientes de que la muerte de Khashoggi ha estimulado una iniciativa diplomática para aprovechar la vulnerabilidad de la monarquía, específicamente para contener la política exterior agresiva del príncipe heredero de la Arabia Saudita, Mohammed bin Salman.

Tras el asesinato de Khashoggi, algunos observadores consideran la probabilidad de que la familia real saudita y en general Arabia Saudita, estén entrando en un período peligroso.

El príncipe heredero Mohammed Bin Salman descalificó el papel de dos figuras históricas del Medio Oriente durante una reciente reunión con una delegación evangélica que visitó Arabia Saudita.

Arabia Saudita envió un químico y un toxicólogo a Turquía nueve días después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi con la intención de deshacerse de su cadáver y ocultar pruebas, afirman medios turcos.

Las autoridades de Arabia Saudita liberaron a un hermano del príncipe multimillonario Al Waleed bin Talal tras casi un año detenido, indicaron miembros de su familia, en medio de un contexto de presión internacional luego del asesinato del periodista Jamal Khashoggi. La realeza trata así de escapar de la que sería la crisis interna más fuerte después de los sucesos del 9/11.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, le pidió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que apoye al príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, según reveló el diario The Washington Post.

Finalmente ha quedado develado que el asesinato del periodista y ex agente de la inteligencia saudita, Jamal Khashoggi, en el consulado saudita de la ciudad turca de Estambul, el último dos de octubre, tiene más ribetes de ajuste de cuentas mafioso, que un atentando, más, a la libertad de prensa de la secta Saud.

Mohammed bin Salman no controla el estado profundo y su juventud no le permite conocer mucho sobre él. Existen príncipes que mantienen muy buenas relaciones con los jefes de los servicios de seguridad y que tienen la capacidad de perpetrar un golpe de palacio, dijo un príncipe saudita el canal France 24.

Según informes de prensa, que citan el reporte del canal satelital iraní Al Alam, Mujtahed comentó estas revelaciones al escribir en su cuenta de Twitter: “Esta información es correcta, pero los israelíes desconfían de lo que piensa Bin Salman y sus cálculos indican que no es prudente apostar por un caballo perdedor”.

Múltiples son las interrogantes que todavía rodean la muerte del periodista de Arabia Saudita Jamal Khashoggi, asesinado a la manera del peor guión de un thriller, en el cual los “malos” dejan pistas por todos lados y aun así le quieren hacer creer al espectador que nada de lo que observa es cierto, que es pura ilusión óptica.

Según reportes de prensa, el rey Salman y el príncipe heredero recibieron al hijo de Khashoggi, Salah, y a su hermano, Sahel, en el Palacio de Yamama, en Riad.

En entrevista concedida a Wall Street Jounal, Donald Trump afirmó que quiere creerse la versión saudita de que al periodista le dieron muerte unos funcionarios de rango inferior del consulado saudita en Estambul, aunque insinuó que la responsabilidad podría llegar más arriba.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, llamó al príncipe heredero de la corona saudita, Mohammed bin Salman, por primera vez desde el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en su consulado en Estambul, el pasado 2 de octubre.

Riad abrió las puertas del gran foro económico titulado “Iniciativa de Inversión Futura”, en medio de un boicot y la masiva ausencia de los medios de comunicación, empresas, inversores, así como de personalidades del mundo político y de los negocios debido al asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

El sábado, la prensa estatal saudita dijo que el rey Salman había despedido a Qahtani y otros cuatro altos funcionarios por el asesinato cometido por un equipo de 15 agentes de inteligencia del reino árabe.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, afirmó este martes que el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Estambul fue “planificado y político”.