Etiquetas #Mohammed_Bin_Salman

Según Haaretz, cualquier debilitamiento del estatus del príncipe heredero de Arabia Saudita daría escalofríos a los dirigentes y responsables de inteligencia israelíes, ya que esto asestaría un golpe directo a la alianza contra Irán.

Bajo el liderazgo del príncipe heredero Mohammed bin Salman, se está construyendo una "megaciudad" de 500 mil millones de dólares en el extremo noroccidental de Arabia Saudita, informó la edición digital Fin del sueño americano. Neom es el nombre que llevará la urbe.

Titulado “Informe mensual sobre Arabia Saudita, número 24, mayo de 2019”, el documento confidencial fue escrito por el Emirates Policy Center y obtenido por el portal de noticias Middle East Eye. El documento reveló que Bin Salman había decidido enfrentarse a Turquía después del asesinato de Khashoggi por un equipo saudita dentro del consulado del reino en Estambul, Turquía, el 2 de octubre de 2018.

Saleh Abdelaziz el-Dhamiri, de 60 años, murió el viernes en la prisión de Tarafeyya, al norte de la capital, Riad, después de que las autoridades se negaran a proporcionarle una nueva bomba mecánica para su corazón la semana pasada, dijo a Middle East Eye (MEE) una fuente saudita en contacto con la familia.

Una serie de decretos reales, publicados por el boletín oficial el viernes, estipuló que se debe emitir un pasaporte saudita a cualquier ciudadano que lo solicite y que cualquier persona mayor de 21 años no necesita permiso para viajar. Las enmiendas a las regulaciones también otorgan a las mujeres por primera vez el derecho de registrar el parto, el matrimonio o el divorcio y recibir documentos familiares oficiales y el derecho a ser tutoras de menores de edad.

Según reportes de prensa, los detalles revelados por The Guardian muestran que el reino pagó millones de libras a una empresa propiedad de Sir Lynton Crosby, un destacado estratega político de derecha, para mejorar la imagen del príncipe heredero Mohamed Bin Salman.

El asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi, excolumnista del Washington Post y residente en Estados Unidos, llevó a un mayor escrutinio de los grupos de reflexión y cabilderos pro-sauditas en Washington.

Según un informe del Canal 13 de la televisión israelí, Bin Salman ha intentado cambiar su imagen acercándose al régimen de Tel Aviv.

A juicio del diario norteamericano, es hora de que el príncipe heredero Mohammed bin Salman haga algo importante a cambio, para responder a las críticas profundas y bipartidistas de su régimen en el Congreso. “Debería asumir la responsabilidad por el asesinato del columnista colaborador del Post Jamal Khashoggi y señalar su disposición para un arreglo político de la guerra ruinosa en Yemen”, precisó el Post.

En una entrevista exclusiva con la página de noticias Al-Khaleej Online, Al-Faqih afirmó que el príncipe heredero tiene “sed de poder” y que “haría cualquier cosa y aplastaría a cualquiera” que se interponga en su camino. “La situación en Arabia Saudita podría explotar en cualquier momento”, agregó.

La guerra en Yemen se ha convertido en un pantano para el príncipe heredero después del abandono de su aliado, los Emiratos Árabes Unidos, según informaron diplomáticos al medio estadounidense.

En su informe y después de seis meses de recopilación de pruebas e investigaciones, Agnes Callamard concluye que “que existen pruebas creíbles que requieren de una investigación con altos funcionarios en Arabia Saudita, entre ellos el príncipe heredero Mohammad Bin Salman”; se refiere a un crimen cometido por el estado saudita y que exige una investigación internacional y una de parte de los cuerpos de inteligencia de Estados Unidos, que estaban al tanto del intento de secuestro de Jamal Khashoggi.

Agnès Callamard, relatora especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre ejecuciones extrajudiciales, informó que Saud al-Qahtani, parte del círculo íntimo del príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, y uno de sus principales asesores, desempeñó un “papel central” en el secuestro e interrogatorio de Hariri, durante los días que duró su secuestro en noviembre de 2017.

"Es la conclusión de la relatora especial que el señor Khashoggi fue víctima de una ejecución deliberada y premeditada, un asesinato extrajudicial del que el Estado de Arabia Saudita es responsable con arreglo a las normas internacionales de derechos humanos", reza el informe.

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, discutió con el vicepresidente del Consejo Militar sudanés, general Mohammed Hamdan Daklou, conocido como Hamidati, los últimos acontecimientos en Sudán. La oposición sudanesa manifestó su disposición a la desobediencia civil después del fracaso de las negociaciones sobre el establecimiento del consejo soberano y acusó a partes externas en el conflicto de interferir y obstruir en las conversaciones.

De acuerdo con el sitio digital Middle East Eye, que citó a dos fuentes anónimas del gobierno saudita, los tres hombres son Cheikh Salman al Auda, Cheikh Awad al Qarni y Ali al-Omari.

El terrorismo económico y las burlas genocidas no pondrán fin a Irán, asegura el canciller Zarif

La medida trascendió 48 horas después de que el diario libanés Al Akhbar publicara documentos oficiales jordanos que revelan que Bin Salman presionó al presidente palestino, Mahmud Abbas, para que aceptara el llamado Acuerdo del siglo, preparado por EE.UU. para satisfacer las pretensiones políticas israelíes.

Durante las negociaciones las partes "prestaron una atención especial a la necesidad de garantizar una solución política de largo plazo a la crisis Siria sobre la base de la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU y prestar la asistencia necesaria para la reconstrucción de ese país después del conflicto", dice el comunicado.

The New York Times publica un informe de inteligencia sobre la implementación de un grupo secreto creado por el príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, para silenciar sus oponentes. El grupo realizó una docena de operaciones especiales y se estableció un año antes del asesinato del periodista Jamal Khashoggi.