Etiquetas - #Reino Unido

Manifestaciones en solidaridad con la causa palestina y en protesta contra el traslado de la Embajada de los Estados Unidos a Jerusalén, se realizaron en Marruecos, Irlanda y Reino Unido.

Las declaraciones del exdiplomático coincidieron que el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén.

"Todavía no hemos entendido cómo Estados Unidos implementará su retirada del acuerdo nuclear", dijo el portavoz británico en una entrevista exclusiva con Al Mayadeen.

Rusia, Unión Europea, Turquía, Reino Unido, Alemania y Francia, así como personalidades dentro de los propios Estados Unidos condenan la decisión de Trump de retirarse del pacto nuclear con Irán. Arabia Saudita y el régimen israelí respaldan la medida de Washington.

“De todas las opciones que existen para garantizar que Irán no obtenga nunca un arma nuclear, es este pacto, que menos desventajas ofrece”, escribió Johnson en un artículo en el diario estadounidense The New York Times. También reconoció los “puntos débiles” del acuerdo y se mostró convencido de que estos “se pueden solucionar”.

El mandatario galo subrayó en que Francia estaba preparada para actuar sola desde junio de 2017, aunque al final, a su juicio, el hecho de que también se implicaran Estados Unidos y el Reino Unido le dio “más legitimidad a esta acción”.

En declaraciones exclusivas a Al Mayadeen, Samuel resaltó que "no es a favor de los intereses regionales o nacionales del Golfo, ni a los británicos que Estados Unidos se retire del acuerdo". "Este acuerdo no es total, ni es exhaustivo, y tampoco es ideal en todas sus dimensiones. Hay puntos que se pueden mejorar", añadió.

El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, afirmó que las acciones foráneas, al estilo del reciente ataque contra Siria de Estados Unidos, Reino Unido y Francia, retrasan la posibilidad de paz en el devastado país árabe.

El jefe de la Dirección de Operaciones del Estado Mayor General de Rusia, Serguei Rudskoi, resaltó que no había armas químicas en ninguno de los tres objetivos en territorio sirio atacados por Estados Unidos, Francia y Reino Unido el 14 de abril.

El diplomático dijo que los médicos sirios, presentes en el hospital en aquel momento, no vieron a ninguna persona muerta. También acusó al Reino Unido de ser parte de esta “conspiración” contra Siria, y denunció el apoyo brindado por Londres a grupos terroristas en el país árabe.

Londres no esperó pruebas de la OPAQ para atacar Siria porque estaba seguro de la culpa de Damasco, señaló May.

La vocera del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, señaló la existencia de reportes que advertían de preparativos para realizar ataques de falsa bandera en Siria.

Al condenar en los términos más enérgicos la agresión tripartita llevada a cabo por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido contra Siria, Al Sammad calificó este ataque como una “violación flagrante del derecho internacional”.

El representante ruso ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Vasili Nebenzia, calificó de farsa la iniciativa de EE.UU., Francia y el Reino Unido intenten reavivar los diálogos de paz, auspiciados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), justo después de los ataques contra Siria.

El representante permanente de Siria ante la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), Bassam Sabbagh, señaló que la agresión, que coincidió con la llegada del equipo de expertos de la OPAQ a Siria para investigar el supuesto uso de armas químicas en Duma.

La primera ministra fue criticada anteriormente por los representantes de la oposición por haber tomado la decisión de bombardear Siria sin acordarlo con el Parlamento.

Según el Ministerio de Defensa ruso, los objetivos del ataque de EE.UU., Reino Unido y Francia a Siria incluyeron instalaciones militares.

Miles de personas se reunieron en la Plaza Tahrir de Bagdad con banderas sirias e iraquíes para mostrar su apoyo al pueblo sirio

Cientos de personas marcharon frente a la Embajada de Estados Unidos en Argentina para repudiar el cruel ataque contra Siria.

"Si hubiese armas químicas no estaríamos aquí", afirma, irónico, Said Said, un ingeniero que trabaja en el centro situado en el barrio Barze del noreste de Damasco, donde aún hay olor a quemado y humo desprendiéndose del edificio de tres pisos totalmente destruido.