Etiquetas - #Sudán

El movimiento de manfestaciones se extendió a distintos estados sudaneses, además de Jartum bajo el lema " La Comitiva del 17 de enero".

El portavoz de la policía sudanesa Hashem Ali Abdul Rahim, confirmó también que se registraron varios heridos.

El presidente de Sudán, Omar al-Bashir, dice que los aviones que se dirijan a los territorios ocupados por el régimen de (Israel) no pueden usar el espacio aéreo de su país.

Mientras el presidente sudanés Omar al-Bashir pide a las fuerzas de oposición entrar en un diálogo, unirse al documento nacional y participar en la construcción de la paz y la estabilidad en el país, la oposición insiste en la salida del presidente Bashir del poder, exigiendo la formación de un Consejo de soberanía y un gobierno de transición. Esta es la imagen de la situación de Sudán que ha pasado de una crisis por las condiciones de vida, a una crisis política.

Durante su reunión con los algunos líderes sufíes, el presidente Omar al-Bashir dijo que su respuesta a tal sugerencia fue que “todo está en manos de Dios”, sin revelar quién le hizo el pedido, según publicó la agencia turca Anatolia.

Los participantes en el encuentro, celebrado en el Centro de la Liga para los Derechos de la Mujer Libanesa en Beirut, emitieron una declaración en la que ratificaron su solidaridad con “la lucha del hermano pueblo sudanés”.

Al menos 22 partidos sudaneses, la mayoría de los cuales formaban parte del gobierno, firmaron un memorando presentado al presidente Omar al-Bashir, en el que exigen la disolución del gobierno y el parlamento sudaneses.

Durante una ceremonia con motivo de la Independencia, celebrada en Jartum, al-Bashir anunció un nuevo presupuesto, cuyo objetivo -dijo- será “aliviar el sufrimiento de los ciudadanos y mantener los subsidios para muchos productos básicos”.

Se intensifica la confrontación en Sudán entre los manifestantes y el ejército, y se expande el círculo de protestas con el aumento del número de muertos y detenidos… por otro lado, en la provincia de al Jazeera, el presidente sudanés hizo un anuncio prometiendo nuevas reformas… y acusó a potencias y países de desestabilizar el país.

El presidente sudanés, Omar Hassan al-Bashir, advirtió a los ciudadanos a no responder a los intentos de sembrar frustración en el pueblo, a propósito de las protestas que exigen su renuncia.

Además, el opositor Partido Comunista anunció que un gran dispositivo de seguridad irrumpió en su sede en Jartum y arrestó al secretario de la organización, Masud Mohamed Hassan.

Las manifestaciones condenan el deterioro de las condiciones económicas y los altos precios en esa nación del mundo árabe, ubicada en el noreste de África.

El ejército sudanés ha participado en la coalición militar liderada por Arabia Saudita desde 2015 en una guerra para respaldar al presidente Abd-Rabbu Mansour Hadi, quien huyó de Saná, capital yemenita.

El anuncio se hizo dos días después que el presidente de Sudan, Omar al-Bashir, viajara a Damasco para reunirse con su homólogo sirio, Bashar al-Assad, en lo que constituyó la primera visita de un líder de Liga Árabe (LA) a Siria desde que comenzó la crisis en la nación levantina.

Los presidentes sostuvieron conversaciones sobre las relaciones bilaterales y el desarrollo de la situación en Siria y la región.

Con la participación destacada de Egipto, Argelia, Irak, Sudán y el país anfitrión, desde hoy y hasta el 26 de septiembre: Feria Árabe de Calzados e Industria del Cuero, en Damasco.

La historia comenzó en octubre de 2004, cuando la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos designó a la Agencia de Ayuda Islámica (ISRA) con sede en Jartum, también conocida como la Agencia de Ayuda Africana Islámica (IARA), como organización de financiamiento del terrorismo. Lo hizo debido a los vínculos del ISRA con Osama bin Laden y su organización Maktab al-Khidamat (MK), el precursor de al-Qaeda.

Las autoridades egipcias impiden que el jefe del partido sudanés Umma, Sadiq al-Mahdi, ingrese al país debido a su participación en una conferencia de la oposición sudanesa en Berlín.

Tras cruzar las líneas de defensa de las guardias fronterizas, los integrantes de Ansar Allah avanzaron hacia la base militar sudanesa, donde se estacionaron y tendieron una emboscada que dejó cuatro uniformados sudaneses muertos.

El Centro Regional Árabe para la Federación Democrática Internacional de Mujeres expresa su solidaridad con la sudanesa Nora Hussein, condenada a pena de muerte, tras ser acusada por quitarle la vida a su violador en defensa propia, y manfiesta su preocupación por el deterioro de la situación de los derechos de las mujeres en Sudán, donde las féminas son constantemente humilladas, golpeadas y violadas debido a la ausencia de una ley justa y por la prepotencia del machismo dominante