Etiquetas - #Sudán

Omar al-Bashir fue depuesto por el Ejército de Sudán por un golpe de Estado. Conoce aquí los detalles de su derrocamiento.

A pocos días de la matanza de Jartum, Sudán se precipita al fin de la primavera que comenzó con la caída de Omar al-Bashir el pasado abril. El Consejo Militar de Transición (CMT) con la excusa de acelerar la transición rumbo a las elecciones generales, que se “producirán” dentro de nueve meses según anunció el general Abdel Fattah al-Burhan, ha descartado los acuerdos alcanzados con el principal bloque opositor, las Fuerzas de Libertad y Cambio (FFC).

Los ministros europeos condenaron los ataques violentos y la violencia sexual contra los civiles que, de forma pacífica, se manifestaban ese día frente al Estado Mayor del Ejército y fueron fuertemente reprimidos, con saldo de más de un centenar de muertos.

El subsecretario de Estado de EE.UU. para Asuntos Africanos, Tibor Naji, señaló la necesidad de una mediación externa para desactivar la crisis en Sudán, debido a la desconfianza entre la Junta Militar y la oposición.

"Dos intentos de derrocamiento fueron frustrados. Dos grupos de militares fueron arrestados", dijo el portavoz del Consejo Militar de Transición de Sudán, Shams al-Din Kabashi, en una conferencia de prensa, que fue transmitida en vivo por la televisión sudanesa el jueves.

El orgnismo llamó a cesar de inmediato la violencia contra los civiles y destacó la importancia de "respetar los derechos humanos, asegurar la plena protección de los civiles y garantizar la justicia".

Usuarios de las redes sociales dieron a conocer que efectivos subordinados a la Junta MIlitar asaltaron las áreas de las sentadas en el distrito de Dilij, en Darfur central. La intrusión de los militares provocó la muerte y lesiones a más de 100 personas.

"La desobediencia civil y la huelga general son nuestros medios pacíficos para proteger nuestro derecho a la vida frente a la barbarie de las milicias", expresó en un comunicado la Asociación de Profesionales Sudaneses, que lidera las protestas.

Este domingo estallaron enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad con el inicio de la desobediencia civil y una huelga general. Las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos.

Tras llegar a Jartum, donde fue recibido por el presidente del Comité Político del Consejo Militar, Shamsuddin Kabashi, el premier inició un encuentro con el jefe del Consejo Militar de Transición del país, Teniente General Abdel Fattah al-Burhan.

La decisión de la UA se produce en medio de una violenta represión militar contra los manifestantes que exigen a los militares que dejen el poder y que ha costado la vida a decenas de personas desde el pasado lunes, 46 según la propia junta castrense que gobierna el país tras el derrocamiento de Omar al-Bashir

Tras las protestas que comenzaron en diciembre pasado y eclosionaron en abril todo habían cerrado bastante bien en Sudán, para los miles de manifestantes que se habían congregado eN Jartum, y en muchas otras ciudades y pueblos del país, exigiendo la renuncia de Omar al-Bashir, el autócrata que gobernó el país durante 30 años (Ver: Sudán, entre la primavera y el abismo.)

El Ministerio de Sanidad de este país africano rechazó en su declaración un parte de organizaciones opositoras, las cuales comunicaron anteriormente que el número de occisos a cuenta de la violencia desatada hace dos días por las fuerzas de seguridad ascendió a más de un centenar.

Los analistas dicen que los gobernantes de Egipto, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, están actuando en concierto para frustrar las aspiraciones del movimiento de reforma de Sudán, según un artículo publicado en el diario británico The Guardian.

La oposición advirtió a algunos países árabes que no interfieran en los asuntos internos de Sudán y les exigió que dejen de apoyar a la junta militar.

Decenas de muertos y heridos tras el ataque de las fuerzas del consejo militar sudanés al lugar del plantón de protesta civil en Khartoum.

Como se conoce, el gobernante Consejo Militar de Transición (CMT) sudanés manifestó su disposición a reanudar negociaciones con opositores sobre la conformación de un Ejecutivo civil, luego que fuerzas de seguridad ultimaron a 60 manifestantes.

Alemania y Reino Unido solicitaron la reunión en medio de la alarma internacional por la violencia desatada en Jartum, donde las fuerzas de seguridad dispersaron protestas contra el Consejo Militar protagonizadas hace semanas.

En el marco de la organización de la escalada revolucionaria pacífica, las Fuerzas de la Libertad y el Cambio en Sudán llamaron a trabajar para derrocar al Consejo Militar de Transición, y manifestaron que dicha entidad escribió con la sangre de los mártires y los heridos su final.

La Asociación dijo, en un comunicado, que el Consejo está practicando lo que describió como "distracción de las negociaciones para encubrir la intención de romper la sentada".