Etiquetas - #tolerancia cero

Más de 2.300 niños han sido separados de sus familias y recluídos en condiciones que violan sus Derechos Humanos en "centros de acogida" en Estados Unidos como consecuencia de la política de "tolerancia cero" a la migración irregular promovida por Donald Trump.

Las imágenes desgarradoras de los menores llorando, arrancados de los brazos de sus madres, tocó la fibra de familias estadounidenses y de residentes de otras partes del mundo que salieron a las calles para alzar sus voces y demandar el cese de las deportaciones y la reunificación familiar.

Gritos de “Shame, shame” (vergüenza, vergüenza) y “Hey, hey, ho ho Donald Trump has got to go” (Donald Trump tiene que irse), resonaron con fuerza en la Plaza Lafayette, frente a la Casa Blanca, donde se congregaron personas de todas las edades para mostrar su rechazo a la separación de hijos y padres

Como la mejor de las repuestas solariegas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se pronunció este lunes en Twitter sobre el incidente con la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, conminada a irse de un restaurante en Virginia con su familia por ser trabajadora del mandatario.

En su cuenta de Facebook, el prestigioso realizador se pronunció a favor de los hijos de inmigrantes, alejados de sus padres, y contra la política de abuso infantil que forma parte de la historia de la norteña nación.

Así lo confirmó este lunes el secretario de Defensa, James Mattis

El Gobierno de Estados Unidos anunció la reunificación con sus padres de 522 niños inmigrantes separados como resultado de la política de tolerancia cero, mientras dos mil 53 menores continúan bajo custodia del Departamento de Salud.

Sarah Sanders, es una funcionaria que, por cierto, ha recibido duras críticas por defender públicamente la ya revocada política de “tolerancia cero” de Trump, de separar a las familias de inmigrantes indocumentados de sus hijos en la frontera con México.

Trump intentó parar el aluvión mundial de críticas con un decreto que pone fin a tales separaciones, pero no resuelve la situación de los más de dos mil 300 menores que ya han sido alejados de sus progenitores.