Etiquetas - #yemen

Tres años de guerra en Yemen con intervención de Arabia Saudita y sus aliados han dejado miles de muertos y un bloqueo que ha generado la mayor crisis humanitaria de la actualidad.

De acuerdo con la fuente, los agresores efectuaron bombardeos de artillería contra posiciones del Ejército y de los Comités populares yemenitas y  las aldeas de Al-Shajan y Al-Koei en el  distrito  de Durahmi al sur de la provincia y el área del Kilo 16 al este de la ciudad,  así como en el  aeropuerto y la Universidad.

El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Yavad Zarif, aseguró que su país no suministra armas a los hutíes (movimiento de Ansar Allah) en Yemen y apuntó que sus armamentos son los que recibieron de Arabia Saudita durante el período de Ali Abdullah Saleh.

En una declaración a la agencia yemenita de noticias SABA, el general Sari informó que la agresión lanzaron 17 cohetes, 364 proyectiles, 157 disparos de varias armas medianas y ligeras.

El portavoz del Secretario General de Naciones Unidas, Stephan Dujarric, dijo que las partes habían trabajado juntas de manera constructiva para separar fuerzas y abrir corredores humanitarios, pero los desafíos continúan debido a la naturaleza compleja de los frentes de confrontación.

El gobierno marroquí dijo que su país no participaría en intervenciones militares o reuniones ministeriales en el marco de la coalición liderada por Arabia Saudita.

Amnistía Internacional anuncia que los Emiratos Árabes Unidos se han convertido en un importante proveedor de armas para insurgentes acusados de crímenes de guerra y graves abusos. Revela que EE.UU., Francia, Gran Bretaña, Alemania, Australia, Bélgica y Turquía han vendido armas a los Emiratos Árabes Unidos a pesar de estos abusos.

Según el ala oficial de los medios de comunicación de las fuerzas hutíes, sus tropas lograron apoderarse de varios sitios dentro de la región de la montaña Al-Qais de la provincia de Jizan, lo que obligó a los efectivos de la coalición saudita a retirarse para evitar ser invadidos.

El sumo pontífice hizo las declaraciones este domingo antes de emprender viaje rumbo a los Emiratos Árabes Unidos, uno de los aliados más destacados del régimen saudita en sus bombardeos contra Yemen.

La operación yemenita contó con la cooperación de las unidades de drones y de artillería del Ejército y del movimiento popular Ansar Allah.

El vocero de la cancillería jordana, Sufyan Qudah, reveló que Amman aceptó una solicitud del enviado de la ONU a Yemen, Martin Griffiths, para ser anfitrión de la reunión la próxima semana.

El viceprimer ministro del Gobierno de Salvación Nacional de Yemen, Mahmud al-Yunaid, señaló que las fuerzas de la agresión libran una guerra biológica contra el pueblo, usando armas prohibidas a nivel internacional -bombas de racismo incluidas- en zonas pobladas.

El portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general Yehia Sari, confirmó que existen grandes refuerzos de la alianza saudita en la zona costera de al-Moca y se dirigen a Hodeidah.

Las organizaciones de socorro reunidas en Londres hicieron sonar la voz de alarma a causa de la propagación del hambre y de la gravedad de la situación humanitaria en Yemen… advirtiendo sobre la peor crisis humanitaria en el mundo… esto coincidió con el anuncio del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) advirtiendo a su vez que la situación humanitaria en Yemen se ha vuelto extremadamente grave.

El presidente del Comité Supremo Revolucionario yemenita, Muhammad Ali al-Houthi, afirmó que Ansar Allah expresó su disposición a la ONU de sumarse al alto el fuego con el fin de reducir el sufrimiento de los civiles en Hodeidah.

Un equipo del CICR visitó a la persona en el hospital de Saná varias veces en los últimos días. Su estado de salud se evaluó para saber que estaba en condiciones de viajar. Luego fue trasladado de Saná a Riad a bordo de un avión del CICR, acompañado por dos miembros del personal de la Cruz Roja.

El portavoz de Ansar Allah, Mohammed Abdul Salam, dice que Abdul Malik Al-Houthi está comprometido con el acuerdo de Estocolmo, y criticó al enemigo por su intransigencia y por entorpecer la implementación del pacto.

Al Mayadeen obtuvo información exclusiva que confirma que el propósito de la visita del enviado de la ONU Martin Griffith a Sanaa fue la de obtener el consentimiento del movimiento Ansar Allah para incorporar a los nuevos acompañantes de la ONU al equipo de observación anterior asentado en al Hudaidah. Mientras tanto el movimiento acusó a Patrick Cammaert de estar parcializado.

El vocero de las Fuerzas Armadas yemenitas, el general Yahya Sari, acusó a la alianza saudita de atacar a los molinos del Mar Rojo y los silos de grano en Hodeidah, y describió la acción de cobarde, y que muestra el grado de odio e indiferencia de las fuerzas de coalición con respecto a los alimentos de los ciudadanos.

Los manifestantes portaron pancartas y corearon consignas contra los ataques de Arabia Saudita y sus aliados, que han dejado miles de civiles muertos, además de la destrucción de infraestructuras como escuelas, hospitales y zonas residenciales.