Continúa el Líbano en un callejón sin salida...y ¿ahora qué sigue?