La salida inteligente de Medio Oriente

Estados Unidos mantiene su presencia allí no por nostalgia de sus aliados y socios históricos ni por inercia, sino porque la región sigue siendo parte integrante de la economía mundial.

 

  • La salida inteligente de Medio Oriente
    La salida inteligente de Medio Oriente


Estados Unidos lleva casi una década alejándose de Oriente Medio. Cansado de comprometer sangre y tesoro en una región cuyos problemas persisten y cuya centralidad en la economía global parece destinada a caer, la estrategia estadounidense ha cambiado claramente su enfoque hacia el Pacífico.

Y sin embargo, Estados Unidos no puede abandonar del todo Oriente Medio.

Estados Unidos mantiene su presencia allí no por nostalgia de sus aliados y socios históricos ni por inercia, sino porque la región sigue siendo parte integrante de la economía mundial. La violencia en la región -ya sea llevada a cabo por estados o por actores no estatales- podría seguir sacudiendo el mundo hasta su núcleo. Por esa razón, Estados Unidos sigue manteniendo decenas de miles de tropas y un conjunto de bases en Oriente Medio. Miles de diplomáticos estadounidenses, cooperantes, funcionarios de inteligencia y expertos en finanzas, entre otros, están repartidos por la región.

Aun así, esto deja a Estados Unidos con un difícil reto: ¿cómo proteger sus intereses en la región cuando el mundo piensa que Estados Unidos ya está a medio camino de salir?

Mientras que Asia Oriental atraerá más atención estadounidense en los próximos años, Estados Unidos se encontrará con intereses todavía significativos en Oriente Medio, pero con una capacidad reducida para promoverlos.

Hay un par de enfoques que parecen atractivos pero que no son realmente viables. Uno de ellos consiste simplemente en abandonar Oriente Medio de golpe y dejar que los socios aprendan sus propios límites. Esto tiene un cierto atractivo lógico: Minimiza los costes directos para Estados Unidos y le libera de una serie de conflictos que no ha sido capaz de resolver -y en algunos casos, ningún país ha sido capaz de resolver durante siglos-. Pero hacer eso no hace que los problemas desaparezcan - y puede empeorarlos mucho.

Es probable que los socios y aliados que se sienten mucho menos seguros en ausencia de Estados Unidos tomen medidas para mejorar su seguridad.

En algunos casos, tratarán de apaciguar a los países y fuerzas hostiles a Estados Unidos. Incluso con una menor presencia en Oriente Medio, Estados Unidos seguirá teniendo adversarios dentro y fuera de la región, y mantenerlos débiles seguirá siendo un objetivo suyo.

Otros países seguirán sus propias estrategias para proteger sus intereses. Si somos una pequeña parte de la ecuación, tendremos poca voz para influir en sus acciones.

En otros casos, nuestros amigos pueden librar guerras tontas. A medida que avanzan en una "curva de aprendizaje", los socios pueden tropezar en atolladeros, o algo peor. Por ejemplo, seis años después de que los saudíes comenzaran lo que se suponía que iba a ser una guerra rápida en Yemen, todavía son incapaces de salir de ella.

La guerra puede haber costado al tesoro saudita 100.000 millones de dólares y se calcula que ha costado la vida a unos 100.000 yemeníes. Un Yemen que sigue cayendo en espiral sigue perjudicando los intereses de Estados Unidos directa e indirectamente, incluso a través de las amenazas al transporte marítimo mundial y al terrorismo.

Argumentar que los sauditas tienen que aprender la lección no sirve de mucho para aislar a Estados Unidos de los daños colaterales cuando las cosas van mal.

Un segundo enfoque es transferir la responsabilidad a alguna otra potencia o conjunto de potencias. Así es como el Reino Unido cedió la responsabilidad de la seguridad en el Golfo a Estados Unidos en 1970. Sin embargo, ninguna potencia o grupo de potencias amigas puede o quiere asumir la responsabilidad. La capacidad militar colectiva de Europa es demasiado débil, y los poderes de los estados europeos individuales son aún más débiles. La seguridad regional sigue estando muy por encima de la capacidad o el interés de India, a pesar de los millones de ciudadanos indios que trabajan en el Golfo y los más de 150.000 millones de dólares anuales de comercio. Japón, Corea del Sur y Australia tienen capacidades bastante limitadas, y están preocupados por el creciente papel de China en Asia. A partir de ahí, la lista de candidatos se reduce rápidamente.

Así que, a falta de una salida fácil, a Estados Unidos le queda hacer lo mejor posible por quedarse dentro durante un tiempo. Hay cuatro cosas que Estados Unidos debería hacer para maximizar sus posibilidades de éxito.

La primera es insistir en que, en términos absolutos, Estados Unidos sigue siendo la potencia exterior más poderosa de la región y lo seguirá siendo en los próximos años. Aunque muchos consideran que el compromiso de Estados Unidos está disminuyendo, todavía supera al de cualquier otra potencia y lo seguirá haciendo durante muchos años. Las ocasionales visitas a puertos chinos o rusos o las delegaciones de alto nivel suscitan suspiros y atención, pero Estados Unidos cuenta con un conjunto de herramientas estatales -diplomáticas, militares y de inteligencia- que empequeñecen a las de cualquier competidor, y una huella económica global además que es enorme por donde se la mire. China busca la ventaja impulsando empresas estatales que estén en consonancia con la estrategia estatal, pero en conjunto, China no es un sustituto de Estados Unidos, ni quiere serlo.


La segunda es invertir en el éxito de los socios en la región. Esto significa, en parte, ayudar a mejorar la educación y la formación en general -lo que es especialmente importante a medida que tratan de diversificar sus economías- pero también significa ayudar a que sus gobiernos y sus establecimientos de defensa sean más capaces y eficaces.

La creciente comprensión de que la era del petróleo está llegando a su fin ha centrado a los gobiernos regionales en la necesidad de adaptarse al futuro, lo que exige una mayor autosuficiencia en todos los aspectos. A Estados Unidos le interesa facilitar esta transición, y cuanto más planifiquemos juntos para ello, más probable será que estemos alineados cuando se produzca la transición.

La tercera es dedicar más atención a la coordinación de las actividades de los Estados afines. Son muchos, y todos miran a Estados Unidos en busca de liderazgo. La capacidad de Estados Unidos para organizar actividades multilaterales supera con creces la de cualquier otro país, y Estados Unidos conservará esta ventaja durante muchos años. Debería aprovechar la próxima década o más para subrayar la importancia de las actividades conjuntas y ayudar a garantizar que sean verdaderamente conjuntas, con un auténtico reparto de la carga por todas las partes.

El cuarto es hacer un mejor trabajo priorizando las relaciones en la región, reconociendo que hay algunos lugares en los que Estados Unidos tiene mayores intereses -ya sean diplomáticos, económicos o de seguridad- y otros en los que esos intereses son menores. Diferenciar más entre nuestras relaciones principales y las más periféricas no sólo permitirá a Estados Unidos reducir sus inversiones en el segundo grupo, sino que también animará a los países a buscar estar en el primero.

Todo esto parece más trabajo de EE.UU. en Oriente Medio en medio de la impaciencia de EE.UU. por menos. Sin embargo, una declaración de indiferencia ante los problemas de Oriente Medio no aislará a Estados Unidos de ellos. Oriente Medio será importante para Estados Unidos y sus socios de todo el mundo durante los próximos años. El enfoque deliberado de Estados Unidos hacia Asia hace que sea aún más importante que Estados Unidos sea deliberado sobre cómo es su presencia más selectiva en Medio Oriente.

 

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen
Banco Mundial amenaza con suspender fondos para campaña de vacunación contra la Covid-19 en El Líbano.
Reportan manifestaciones contra prácticas de las Fuerzas Democráticas Sirias en Raqqa.
Francia y Alemania frenan sanciones europeas contra Rusia.

Francia y Alemania frenan sanciones europeas contra Rusia

China declara victoria completa en la campaña para erradicar la pobreza.

China declara victoria completa en la campaña para erradicar la pobreza

Hazem Qassem, vocero de Hamas.

Dirigente palestino lamenta lenguaje usado por Fatah hacia Hamas

EEUU reconoce avance de vacunas de Cuba contra la Covid-19

EEUU reconoce avance de vacunas de Cuba contra la Covid-19

Borrell se topa con la “bestia del este”
Alex Saab podría ser extraído forzosamente de Cabo Verde. (Foto: NYT)

Alex Saab podría ser extraído forzosamente de Cabo Verde

Tribunal invalida la Declaración Balfour y considera al Reino Unido responsable de la situación de los palestinos.
Vacuna Soberana 02 de Cuba es tendencia mundial

Vacuna Soberana 02 de Cuba es tendencia mundial

Temas relacionados

Diálogo Irán-EE.UU. entre defensores y opositores

El presidente estadounidense, Joe Biden, camina por la cuerda floja sobre Irán ante el rechazo...

EE.UU. considera establecer bases militares de reserva en Arabia Saudita

"Estas son cosas que cualquier planificador militar cauteloso le gustaría hacer para aumentar su...