¡Ganancias, No Paz! Una nota sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán

Hace unos días el Presidente Joe Biden anunció que las tropas estadounidenses estacionadas en Afganistán volverán a casa el 31 de agosto de 2021. Esta fecha marcará el vergonzoso fracaso de la "Operación Centinela de la Libertad" así como  también el de la "Misión de Resuelto Apoyo¨ de la OTAN.

  • ¡Beneficios, no paz! Una nota sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán
    ¡Beneficios, no paz! Una nota sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán

En efecto, en el 2001,  tras los atentados del 11-S Estados Unidos y sus aliados europeos invadieron y ocuparon Afganistán   dando inicio  a la ocupación militar más larga de la historia estadounidense: 20 años en total, misma que concluyó con una ignominiosa derrota.  Una comprensión adecuada de esta noticia requiere ser ubicada en el contexto de las muchas guerras que se desencadenaron después de los trágicos eventos del 11-S.  Efectivamente, la de Afganistán fue la más larga, pero no la única.

El imperialismo estadounidense se involucró en numerosos conflictos bélicos después del 11-S, todos sin la suficiente supervisión o control por parte del Congreso de Estados Unidos.

Aunque los escenarios más importantes de estas operaciones se situaban en Afganistán e Iraq, las tropas estadounidenses y sus aliados de la OTAN participaron en significativas acciones militares en varios otros países: invasiones, ataques y bombardeos "selectivos", agresiones con aviones no tripulados (drones) y muchas otras operaciones sobre el terreno (encubiertas y no encubiertas por igual) tuvieron lugar en Pakistán, Siria, Libia, Yemen, Somalia y Filipinas.

A pesar de la negligencia con la que la prensa hegemónica cubrió estos acontecimientos, las investigaciones posteriores demostraron que al menos 801.000 personas murieron como consecuencia de estas guerras. Esta cifra incluye al personal militar de las partes en conflicto, incluidos los "contratistas" reclutados por el Pentágono (un amable eufemismo para designar a desalmados "mercenarios"); los periodistas; los trabajadores humanitarios y sanitarios, etc. Más de 335.000 civiles murieron a causa del conflicto (“¿daños colaterales?”) y un impresionante número de 37 millones de personas fueron desplazadas de sus hogares, condenadas a una vida nómada y miserable, en muchos casos para siempre. Sólo en Afganistán perdieron la vida 2.448 militares estadounidenses y 3.846 "contratistas" del Pentágono, a las que deben añadirse las 1.144 bajas registradas entre las fuerzas de la OTAN.

El personal de ayuda y sanitario sobre el terreno sufrió la pérdida de 444 personas, y 72 periodistas murieron mientras cumplían su misión desde los frentes de batalla. En el lado afgano, informes fiables indican que habrían muerto 66.000 militares y policías, que se suman a los 51.191 combatientes talibanes y casi 50.000 civiles que perecieron en este enfrentamiento.[1]

Estas estadísticas hablan con claridad de la tragedia humanitaria de estas guerras. Veamos ahora, brevemente, sus asombrosos costos económicos. Hasta el año 2020, el gobierno federal de Estados Unidos había gastado 6,4 billones de dólares (o sea, 6,4 millones de millones de dólares) en las guerras libradas en Afganistán, Pakistán, Iraq y otros países. Esta cifra incluye: los créditos de guerra aprobados por el Congreso; los aumentos otorgados al presupuesto inicial del Pentágono  así como los destinados a garantizar la atención de los veteranos y a incrementar el presupuesto de la Agencia de Seguridad Nacional.

A todo esto hay que añadir los pagos de los intereses sobre los préstamos directos de la guerra; los gastos en “ayuda exterior” (por ejemplo, para que algunas empresas de Estados Unidos “reconstruyan” lo que los bombardeos de sus fuerzas armadas destruyeron; y las obligaciones futuras estimadas para la atención a nuevas camadas de veteranos necesitados de atención médica y psiquiátrica. 

Ahora bien: uno de los rasgos más aberrantes de estas guerras post 11-S es que se libraron casi exclusivamente apelando al endeudamiento del sector público, lo que ha elevado por las nubes  el déficit del gobierno federal, disparado la deuda nacional y provocado perniciosos efectos macro-económicos como el aumento de las tasas de interés que abonan los consumidores. Según un informe publicado por la revista de negocios Forbes a principios de este año, se espera que la deuda nacional de Estados Unidos orille los 89 billones de dólares en el 2029. El autor del artículo concluye que "esto situaría la relación deuda/PIB del país en el 277 %, superando la actual relación deuda/PIB de Japón, del 27 2%". [2]  Lo anterior se produce porque Washington no devolvió inmediatamente el dinero prestado para la guerra, lo que explica los cuantiosos pagos futuros de intereses que deberá realizar la Casa Blanca.

Sucesivos gobiernos de Estados Unidos se lanzaron alegremente a librar guerras sin recaudar los recursos genuinos para financiarlas. Es más, algunos, como George W. Bush, se vanagloriaban de ello. Esta actitud, irracional al extremo, contrasta con la que adoptara el presidente Harry Truman, quien impulsó una suba transitoria de hasta un 92 % en las tasas impositivas de los sectores de mayores ingresos para  financiar la guerra de Corea; tiempo después, el presidente Lyndon Johnson hizo lo propio para sufragar los costos de la guerra de Vietnam subiéndolas hasta en un 77%.  El presidente George W. Bush, en cambio, redujo la presión tributaria sobre los ricos en lugar de subirla y sus sucesores nada hicieron para poner fin a tamaña insensatez.[3]

Estos guarismos hablan con elocuencia de las formidables ganancias que todas estas guerras han producido para el complejo militar-industrial y, también, para los buitres financieros que anidan en Wall Street. Estas guerras fueron (¡y siguen siendo!) fabulosas oportunidades de negocios sin importar sus costes humanos o el hecho de que Washington sólo cosechara victorias parciales y efímeras, como en Iraq; o traumáticas derrotas como en Vietnam y Afganistán.

Muchos expertos estadounidenses en temas militares venían asegurando que Afganistán, sobre todo, era una "guerra imposible de ganar".

Hoy son muchos más los que se preguntan por qué pese a que Estados Unidos ya no puede ganar guerras sin embargo sigue librándolas. [4] La razón es fácil de entender: las guerras alimentan exponencialmente las ganancias de la fracción financiera del capitalismo norteamericano y, aunque en menor medida, las del tradicional complejo militar-industrial. Tom Engelhardt, un incisivo analista en asuntos militares señaló recientemente lo absurdo de que al tiempo que el presidente Joe Biden anunciaba el retiro de las últimas tropas estadounidenses de Afganistán (por cierto, un país que muchos expertos calificaban como "el cementerio de los imperios"), el presupuesto del Pentágono estaba a punto de volver a crecer desde sus máximos históricos, alcanzados en los años de Trump. "Sólo en Estados Unidos", escribió un teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea, William Astore, "las guerras terminan y los presupuestos de guerra suben". [5]

Lo antedicho coincide con la observación que hiciera el presidente Jimmy Carter cuando hace apenas un par de años se preguntó ¿por qué China nos lleva la delantera?  "Normalicé las relaciones diplomáticas con China en 1979", dijo. "Desde 1979, ¿saben cuántas veces ha estado China en guerra con alguien? Ninguna. Y nosotros, en cambio, hemos seguido estando en guerra desde entonces". Carter dijo también que Estados Unidos es "la nación más belicosa de la historia del mundo" debido al deseo de imponer los valores e intereses estadounidenses a otros países, y sugirió que China está invirtiendo sus recursos en proyectos como ferrocarriles de alta velocidad e infraestructuras básicas en lugar de malgastarlos en defensa. [6]  

Claro que, a diferencia de Estados Unidos, China no tiene un "complejo militar-industrial-financiero" que desesperadamente necesita de las guerras para obtener enormes dividendos y para pagar los extravagantes honorarios, bonos y toda clase de remuneraciones que embolsan los CEOs de sus gigantescas transnacionales.

Esta es la razón por la que, desgraciadamente, la paz ha sido un objetivo tan elusivo y las guerras, en cambio, proliferan casi descontroladamente y nada autoriza a pensar que esto pueda cambiar en los próximos años.  


 
[1] Datos proporcionados por el Cost of War Project, Brown University, disponible en https://watson.brown.edu/costsofwar/figures

 
[2] MikePatton,  Forbes, May 3, 2021. Disponible en:  https://www.forbes.com/sites/mikepatton/2021/05/03/us-national-debt-expected-to-approach-89-trillion-by-2029/?sh=1d83d7885f13


[3] Ellen Knickmeyer “The cost of the Afghanistan war, in lives and dollars”, en https://apnews.com/article/middle-east-government-and-politics-afghanistan-fa042223d4943191910963026f2c2123

 
[4] Daniel L. Davis, “Why the United States can’t win wars”, en https://nationalinterest.org/blog/skeptics/why-united-states-can%E2%80%99t-win-wars-177374


[5] Tom Engelhardt, “The US Has Been at War My Entire Life. Will the Wars Ever End?”

Mayo 6, 2021, disponible en  https://www.thenation.com/article/world/lifetime-at-war-engelhardt/


[6] https://www.npr.org/2019/04/15/713495558/president-trump-called-former-president-jimmy-carter-to-talk-about-china

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen
Atilio A. Borón

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctorado en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Es autor de varios libros de ciencia social y filosofía.

Alfonso Sastre, mordaz crítico del buen pensar

Mientras estaba totalmente dedicado a analizar algunos antecedentes sobre la actual crisis...

11S: las mentiras y sus razones

A veinte años de la tragedia del 11S los distintos informes oficiales sobre el atentado a las...

¿Qué hará el Talibán con las armas abandonadas por Washington?

Como los rusos y los chinos no creen en esos ‘olvidos’ ni en la ‘preocupación’ de Biden por sus...

Kabul, game over

La caída de Kabul a manos del Talibán es un hito que marca el fin de la transición geopolítica...

Cuba en el corazón y en mi cabeza

El socialismo, como proyecto de creación histórica –no como una construcción libresca para...

La paz no es negocio

Hace unos días Joe Biden anunció que las tropas estacionadas en Afganistán volverán a Estados...

Confiscan activos de Hamas en Sudán.

Confiscan activos de Hamas en Sudán

EEUU: Estrategias que salvaron algunos de los árboles secuoyas más grandes del mundo

EEUU: Estrategias que salvaron algunos de los árboles secuoyas más grandes del mundo

Irán critica inacción europea ante movimientos de EE.UU. contra el acuerdo nuclear.

Irán critica inacción europea ante movimientos de EE.UU. contra el acuerdo nuclear

Bziza, una ciudad libanesa de diferentes épocas

Bziza, una ciudad libanesa de diferentes épocas

Lula al frente de intención de votos en las encuestas para la presidencia de Brasil

Lula al frente de intención de votos en las encuestas para la presidencia de Brasil

Asesinato de Fakhrizadeh se llevó a cabo mediante disparos por vía satélite

Asesinato de Fakhrizadeh se llevó a cabo mediante disparos por vía satélite

Combustible iraní en El Líbano es golpe de la Resistencia a EE.UU. y aliados locales.

Combustible iraní en El Líbano: un golpe de la Resistencia a EE.UU. y aliados locales

El presidente que puso a temblar a las élites peruanas

El presidente que puso a temblar a las élites peruanas

El dilema de la tercera dosis contra la Covid-19

El dilema de la tercera dosis contra la Covid-19

Mensaje estadounidense en la venta de submarinos nucleares a Australia

Mensaje estadounidense en la venta de submarinos nucleares a Australia

Temas relacionados

Pentágono reconoce que ataque con dron sobre Kabul fue un error

"Ahora estoy convencido de que hasta 10 civiles, incluidos hasta siete niños, murieron...

EE.UU. revisa exención de las exportaciones de combustible iraní a...

Un portavoz no identificado del Departamento de Estado dijo al medio de noticias en línea Middle...

Instan a presidente de EEUU a detener expulsión de migrantes haitianos

Esta semana, la Casa Blanca inició la deportación de más de 12 mil haitianos que acampaban bajo...