Turquía en las ecuaciones de la región... lo que Erdogan quiere

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan no descuida sus tácticas en la relación con Rusia, a través de la cual ha logrado avances estratégicos en Siria y por medio de Siria en las ecuaciones regionales e internacionales, gracias a los acuerdos que Putin firmó con él.

  • Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan no descuida sus tácticas en la relación con Rusia, a través de la cual ha logrado avances estratégicos en Siria y por medio de Siria en las ecuaciones regionales e internacionales, gracias a los acuerdos que Putin firmó con él.

Parece que el ejército sirio está dirigiendo sus acciones a lograr sus objetivos en Idleb. El más importante es tomar el control de Maarat al-Numan y luego Sarakeb. Por último, terminar por controlar Jisr al-Shughour, la última ciudad de la provincia.

Mientras continúan las operaciones militares del Ejército sirio, Erdogan prosigue sus escaladas en las políticas hacia Libia, tal vez para lograr más ganancias en la mesa en negociación para su próxima cumbre con el presidente ruso Vladimir Putin, el 8 del próximo mes.

Paralelamente, Erdogan no descuida sus contactos con los países europeos y con los estadounidenses para enfrentar la posible presión de Rusia, tanto en Siria como en Libia y en la región en general, donde el mandatario turco realizó una llamada telefónica con el primer ministro británico, Boris Johnson, de origen otomana, y esto podría ayudar a Ankara a enfrentar la presión de la Unión Europea sobre el tema de Chipre, la antigua colonia británica, que alberga dos importantes bases británicas.

A su vez, el canciller turco, Mevlut Cavusoglu, sostuvo una conversación telefónica con su homólogo griego Nicholas Dandias y discutió con él la evolución de la situación en el mar Mediterráneo oriental después del acuerdo turco con Fayez al-Sarraj, que preocupó a muchas partes interesadas en el tema libio, donde Al-Sarraj había dicho que pediría la ayuda de Ankara para enfrentar los ataques del general Khalifa Haftar en la capital, Trípoli. 

Mientras, el asesor de Erdogan, Ibrahim Qalin, le respondió de inmediato y dijo que Turquía está dispuesta para enviar el ejército turco a Libia.

Por su parte, Ankara logró una ventaja moral en Trípoli, con la demora en resolver la situación allí a favor del general Haftar, mientras, parece que las capitales occidentales aún no han acordado una posición común que esté en armonía con los cálculos e intereses egipcios, emiratíes, sauditas e incluso rusos, que todos contradicen con la política turca en la región.

En su opinión, Erdogan ve en esta débil posición regional e internacional su oportunidad de oro para lograr más ganancias en Libia, Siria y el Mediterráneo oriental en general, mientras continúa la charla entre bastidores sobre las posibilidades de una reconciliación entre Ankara e (Israel) para extender los gasoductos a Turquía en lugar de Grecia y luego a Italia.

Erdogan no deja de hablar con el tono del arma mientras su yerno fabrica y desarrolle drones altamente armados. Al mismo tiempo, Ankara busca fabricar tanques, vehículos blindados, submarinos y aviones que Erdogan quiere que les ayude a lograr superioridad militar primero y psicológicamente segundo, tanto al nivel regional como internacional, y con estas medidas el mandatario turco provoca los sentimientos nacionales en el interior y eleva la moral de los leales de varios grupos, y facciones islamistas en Siria, Libia y la región en general, especialmente después que él controlara la institución militar en su país y garantizara la lealtad de los generales hacia él y su enfoque ideológico de la Hermandad Musulmán.

Al mismo tiempo, Erdogan no descuida sus tácticas en la relación con Rusia, a través de la cual ha logrado avances estratégicos en Siria y través de Siria en las ecuaciones regionales e internacionales, gracias a los acuerdos que Putin firmó con Erdogan.

Mientras, cualquiera que sea el tamaño del apoyo ruso a Damasco, la superioridad militar y moral rusa se produjo a través de la presencia rusa directa en Siria, y sin ella, Moscú no estaría en la situación que se encuentra actualmente regional  e internacionalmente, y si no hubiera sido por sus bases militares en Siria, Moscú no habría podido negociar con Tel Aviv sobre una serie de temas bilaterales y regionales, como es el caso en sus relaciones generales con los países árabes e Irán para que convierta en el mayor ganador en Siria, mientras, el único que compite con Moscu allí es Ankara a expensas del pueblo sirio.

Por lo tanto, lo que Putin ha logrado en sus relaciones con Erdogan en Siria es extremadamente importante para sus propios cálculos en Occidente: Turquía es un miembro de la OTAN y un país candidato para ser miembro de la Unión Europea, esto sin mencionar la importancia geopolítica y geoestratégica del país.

Cabe destacar que Rusia cubre el 60% de las necesidades de gas de Turquía y lo ayuda a establecer el reactor nuclear en el sur del país, y asimismo le vende los misiles S-400, y le envía alrededor de seis millones de turistas al año, e importa de Turquía 22 tipos de productos agrícolas. Todo esto gracias a la reconciliación que tuvo lugar en junio de 2016 después que Erdogan se disculpó con Putin por derribar un avión de combate ruso el 24 de noviembre de 2015.

Por otro lado, Ankara se ha convertido en una parte directa y básica en las ecuaciones generales de Siria, debido a la ausencia del papel árabe que fue la razón principal para alentar a Turquía a lo que ha hecho desde el comienzo de los acontecimientos allí.

Mientras, y según el ex primer ministro qatarí Hamad bin Jassim, si no fuera por las decisiones de la Liga Árabe contra Damasco y el apoyo directo de Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos al presidente Erdogan, las armas y los combatientes extranjeros no habrían llegado a Siria a través de la frontera con Turquía.

Después de eso, Ankara se convirtió en el único patrocinador de todas las facciones armadas en Siria, y con una total influencia en la decisión política de la llamada oposición siria, especialmente después que Putin permitió que el presidente Erdogan enviara sus fuerzas a Jarablus el 24 de agosto de 2016, luego a Afrin en enero de 2018 y finalmente al este del Éufrates en octubre pasado.

Todo esto a cambio del despliegue de las fuerzas sirias y rusas en una parte de la frontera siria con Turquía, y sin que nadie sepa cómo el Estado sirio podrá sacar a las fuerzas turcas de estas áreas donde están presentes decenas de miles de elementos armados moderados y extremistas, junto con sus familias. Donde Ankara considera a estos como una incubadora popular que le ayuda a implementar sus planes históricos por la fuerza de las armas, y lejos de todos los conceptos de leyes y las reglas de las relaciones internacionales.

Muchos observadores descartan que Ankara retire sus fuerzas del norte de siria,  en el oeste y este del Éufrates, siempre y cuando que Erdogan cree que es el más fuerte. Una creencia de presidente turco que surge primero de la posición europea que ignora la situación en la región, en segundo lugar, de la continua necesidad de Moscú al mandatario turco, en tercer lugar debido a la continua conspiración árabe contra Siria, y finalmente la satisfacción, e incluso el apoyo estadounidense a los planes de Erdogan siempre que pospongan, retrasen y eviten la solución final a la crisis siria.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cree que esto ayudará a Washington a seguir robando el petróleo y el gas sirio, así como lo ayudaría su permanencia como una parte importante en las ecuaciones del tema kurdo, en Siria, Irak y Turquía, con lo que tiene esto de implicaciones para los planes de Estados Unidos en la región que tiene como objetivo fortalecer el bloqueo contra Irán.

Esto requiere continuar la agresión contra Yemen y la conspiración contra El Líbano e Irak, arrastrando a estos dos países a una guerra civil con el apoyo directo o indirecto de los regímenes del Golfo cuyas posiciones finalmente cumplen con los cálculos turcos en Siria y ahora en Libia, aunque sea indirectamente.

Sin embargo, (Israel) seguirá siendo el primer y último ganador de todos los acontecimientos y desarrollos en la región después de la llamada "Primavera Árabe", en otras palabras, la Primavera Hebrea, todo esto gracias a aquellos que destruyeron y aún destruyen a Siria directa o indirectamente.

Mientras estén todos "en lo mismo" y conformes con el temperamento estadounidense, incluso si difieren en los detalles y son muchos, ya sea en Siria o ahora en Libia y luego en Chipre, donde se encuentra el Ejército turco desde 1974, y ahora está abriendo nuevas bases aéreas y navales. Los otomanos gobernaron la isla 326 años antes de entregarla a Gran Bretaña en 1878 , y a saber que el Partido Nacional Social Sirio llegó a considerar dicha isla como la estrella para la región que la llamó “La media luna fértil”, incluyendo dentro del marco de sus fronteras, el llamado “Estado del Gran Israel" desde el Nilo hasta el Éufrates, acontecimientos que fueron la causa de todas las invasiones, guerras y conspiraciones externas con sus extensiones internas, ya que la región ha sido tierra fértil en la que brotó la traición y el perjurio cuyo último ejemplo ha sido contra Siria.

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen
Dr. Hosni Mahali

Periodista turco de origen sirio. Especialista en las Relaciones árabes - turcas

Coronavirus e Idleb ... ¿cuándo será la batalla decisiva?

Días después del acuerdo en Moscú entre los presidentes, el ruso, Vladimir Putin, y el turco,...

Terrorismo en todas sus formas

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, cree que la tensión con Siria le ayudará a ganar...

Desde la Declaración de Balfour hasta el Acuerdo del Siglo..., "La primavera árabe" ha sido el mayor peligro

Supongamos que una guerra a gran escala estalla entre los árabes e (Israel), entonces en esa...

Erdogan y Al-Sisi… El conflicto sobre el papel desempañado, la posición geográfica y los canales de agua

Los predecesores de Al-Sisi querían competir con los predecesores de Erdogan, y por esta razón...

Siria: La solución se retrasa, pero ¿para cuándo?

A la luz de informaciones internas y externas, todos están apostando a la posible fecha para la...

Los kurdos sirios: la historia es una lección para todos

Estamos frente a muchos detalles importantes que podrían impulsar y deberían incitar a los...

Temas relacionados

Prensa israelí culpa a Irán de todos los males en Medio Oriente ¿e...

Todos los males presentes en Medio Oriente son achacables a Irán, aseveró el diario hebreo...

Turquía insta a rechazar plan israelí de anexar territorios palestinos

Ankara rechazó el plan de (Israel) de anexar territorios palestinos, al que calificó como un...