‘’Indios Rojos” en Brasil temen la desaparición de su civilización

Brasil intenta integrar a los habitantes indígenas “Indios Rojos” a la sociedad brasileña, pero los habitantes indígenas rechazan este intento para conservar sus costumbres y tradiciones.

En esta reserva natural entre Brasil, Paraguay y Argentina, se encuentran los últimos habitantes aborígenes conocidos como “Indios Rojos”.

El Ministerio de Cultura de Brasil cumplió las peticiones de los habitantes originarios que principalmente pretenden mantener y preservar el folclor indígena representado por una civilización que surgió hace miles de años en el continente americano. La enseñanza de la lengua autóctona ‘’Guaraní’’ y la construcción de una escuela en la región donde se enseñe dicha lengua son unas de las peticiones.

La agricultura es la actividad que sustenta a los “Indios Rojos”, dependen de ella para sobrevivir, pues es su fuente de alimentos, medicina y materiales para la construcción como la madera.

 Desde el punto de vista de los “Indios Rojos”, mezclarse con la sociedad brasileña pone en peligro su civilización. Ellos consideran que el olvido de los otros asegura su existencia en la naturaleza, su Patria desde hace muchos siglos.

De esta manera, los aborígenes pueden continuar con sus tradiciones, sus anécdotas y su tradición oral y es el olvido y la distancia del resto de los habitantes lo que les brinda la comodidad, pues como bien expresan “no nos importa vivir apartados, lo más importante es vivir en paz”.

Esos habitantes aseguran que su población ha disminuido y sigue disminuyendo hasta alcanzar niveles alarmantes a causa de la política de inclusión de los gobiernos para tratar de mezclar las generaciones indígenas en la sociedad, lo cual contradice los principios, creencias y costumbres indígenas.