Conejos que andan en dos patas: una mutación genética

A diferencia de la generalidad de los conejos, que se valen de sus fuertes patas traseras para saltar, los sauteur d’Alfort, por una mutación genética, solo caminan con sus patas delanteras.

  • Conejos que andan en dos patas: una mutación genética
    Conejos que andan en dos patas: una mutación genética

Se trata de un fenómeno que fue observado por primera vez en 1935, en Francia, cuando un veterinario local descubrió a lo que denominó “conejos acróbatas”, pero entonces no había conocimiento para descifrar el comportamiento de esos animales. A diferencia de la generalidad de los conejos, que se valen de sus fuertes patas traseras para saltar, los sauteur d’Alfort, por una mutación genética, solo caminan con sus patas delanteras.

Los sauters d’Alfort son conejos que apoyan la totalidad de su peso sobre las patas delanteras para trasladarse, una condición sumamente extraña entre los mamíferos que no se ha observado en ninguna otra especie y que atrajo la atención de la comunidad científica.

Un equipo de investigadores realizó un estudio y se percató de que esta habilidad acrobática inusual se debe a una mutación genética, que provoca un funcionamiento incorrecto de las células nerviosas relacionadas con la operación de cierto grupo de músculos y que es clave para caminar de manera equilibrada.

El genetista Leif Andersson, de la Universidad de Uppsala, asegura que este estudio está construyendo un nuevo camino de investigación a propósito de la motricidad en mamíferos.

Según explicó el autor a The Smithsonian Magazine, la marcha en los seres vivos es un “proceso sorprendentemente complicado“.

El caso de los sauters d’Alfort, es único: su motricidad se ve impedida al intentar saltar por un mal funcionamiento del grupo de músculos encargados de movilizar y flexionar sus patas traseras.

Con esta nueva evidencia, el campo de estudio con respecto a la motricidad animal a nivel neuronal se amplía.