Irán produce vacuna nacional contra la COVID-19 a pesar de las sanciones de EEUU

El avance en la producción de la vacuna iraní se produce en medio de las presiones y sanciones económicas impuestas por Estados Unidos contra la nación.

  • Irán produce vacuna nacional contra la Covid a pesar de las sanciones de EEUU
    Irán produce vacuna nacional contra la Covid a pesar de las sanciones de EEUU

El presidente iraní, Hasan Rohani, calificó de positiva la batalla de Irán contra el nuevo coronavirus, a pesar de los desafíos impuestos por el terrorismo económico de Estados Unidos (EE.UU.).

Las declaraciones del mandatario se produjeron durante una reunión del Comité Nacional de la Lucha contra el Nuevo Coronavirus, en la que dijo haber dado "pasos prometedores en la producción de la vacuna contra el coronavirus". Informando además que los especialistas aseguran la vacuna nacional podría estar disponible a partir del 21 de marzo.

Al referirse a las crueles sanciones de EE.UU. contra la nación iraní y sus impactos en la respuesta del país a la pandemia de COVID-19, Rohani indicó que hubo una diferencia fundamental entre Irán y el resto del mundo en la lucha contra el virus.

“Estábamos bajo la presión económica de la anterior Administración de EE.UU. [presidida por Donald Trump] mientras que otros eran libres para el comercio y las transacciones financieras”, apuntó.

El mandatario señaló que Washington obstaculizó la compra de equipos médicos a través de su “terrorismo económico” e impidió que Irán recibiera préstamos mientras que otros Estados no tenían tales problemas.

Asimismo, afirmó que las sanciones de EE.UU. también han restringido el acceso de los investigadores iraníes a los datos necesarios. Sin embargo, Irán ha logrado superar estos problemas y los científicos del país han impulsado sus planes de manera significativa, ha enfatizado.

Irán inició a finales de diciembre pasado la primera fase de las pruebas clínicas en personas de su propia vacuna contra el nuevo coronavirus, COVIRAN Barekat.

El avance en la producción de la vacuna iraní se produce en medio de las presiones y sanciones económicas impuestas por Estados Unidos contra la nación.

Las autoridades iraníes han denunciado una y otra vez el impacto negativo del “terrorismo económico y médico” de Washington y las restricciones que dificultan las importaciones de medicamentos, equipos y artículos de primera necesidad, y las califican de “crímenes de lesa humanidad”.