¿Por qué Estados Unidos no quiere abandonar Iraq?

La respuesta breve es, porque EE.UU. no respeta la decisión o soberanía de nadie, de ningún país, siempre y cuando no cumpla con sus objetivos.

  • Las guerras y los conflictos son cada vez más lo que impulsa las economías occidentales.

¿Por qué Estados Unidos no respeta la decisión tomada por el Parlamento iraquí y se marcha del territorio iraquí? La respuesta breve es, porque EE.UU. no respeta la decisión o soberanía de nadie, de ningún país, siempre y cuando no cumpla con sus objetivos.

Ahora, Estados Unidos es firme y no abandonará la región. El presidente Al-Assad ya solicitó que Estados Unidos abandone el territorio sirio. No lo hicieron. Las apuestas son demasiado inmensas para Estados Unidos. Tiene que ver con su avance hacia la hegemonía mundial por territorio y por finanzas, es decir, por el dólar estadounidense.

El conflicto con Irán no ha terminado. Por cualquier medio.

Estamos experimentando un respiro para reagruparnos, y posteriormente continuar y escalar el conflicto. Las bases estadounidenses en Iraq y la presencia militar, en la actualidad más de 5 mil soldados, son los medios de fuerza más convenientes contra Irán.

Además de controlar el territorio rico y altamente estratégico de Medio Oriente como un paso importante hacia la hegemonía mundial, la presencia continua de Estados Unidos en la región también tiene que ver con las ganancias para la industria de guerra y con el precio y el control de los hidrocarburos, especialmente el gas.

Hemos visto, poco después del cobarde asesinato del general Qasem Suleimani, los valores de las acciones de la industria de la guerra aumentaron, por supuesto en previsión de una guerra caliente, y enormes ventas de armas. La industria de la guerra se beneficia locamente por matar.

Las guerras y los conflictos son cada vez más lo que impulsa las economías occidentales. Ya en los Estados Unidos, la industria de la guerra y los servicios relacionados representan aproximadamente la mitad del PIB del país. La economía estadounidense sin guerra es impensable. Por lo tanto, el Medio Oriente es un campo de batalla eterno perfecto.

Luego está el gas iraní. Diariamente, del 20% al 25% de toda la energía consumida para impulsar la economía mundial, incluidas las guerras, transita por el Golfo de Ormuz, controlado por Irán. Inmediatamente después del atroz asesinato del general Suleimani, los precios del petróleo y el gas aumentaron en aproximadamente un 4%, y luego disminuyeron nuevamente. Esto, en previsión de un gran conflicto que podría hacer que Irán reduzca su producción de gas o bloquee el paso de Ormuz. En cualquier caso, no se puede excluir un colapso de la economía mundial.

Como paréntesis, es tan absolutamente necesario que el mundo se libere de esta nefasta fuente de energía, los hidrocarburos, y se convierta en otras fuentes de energía más baratas, más limpias y más libres para impulsar nuestras industrias y actividades. Como la energía solar de la cual la Madre Tierra recibe cada día más de 10 mil veces lo que necesita para todas sus actividades industriales y creativas en todos los continentes.

¿Cómo expulsar a los Estados Unidos de Iraq?

¿Qué podría hacer Iraq para expulsar a los Estados Unidos y eventualmente de la región? Después de todo, el Parlamento iraquí ha tomado una decisión mayoritaria para recuperar la soberanía y autonomía del país, sin tropas extranjeras. La mayoría de los países con tropas estacionadas en Iraq respetan esa decisión. Dinamarca, Australia, Polonia y Alemania se están preparando para sacar sus tropas de Iraq. Solo el Reino Unido con sus 800 hombres y mujeres militares decidió por ahora quedarse junto a Estados Unidos.

Iraq podría querer fortalecer su alianza con Rusia y China, incrementando la presión sobre Estados Unidos para que honre la solicitud soberana de Iraq de que Estados Unidos se vaya.

¿Cuánto tardaría en materializarse? Es una pregunta difícil de responder. Tal vez nunca. Excepto si la hegemonía del dólar estadounidense sobre las economías occidentales puede romperse. Y en este momento, se muestra un fuerte descenso del papel del dólar en la economía mundial, ya que el mundo occidental busca cada vez más formas de desdolarizar su economía y asociarse con el Este, liderado por China y Rusia, donde la desdolarización avanza rápidamente.

Cuando eso suceda, lo más probable es que los dictados estadounidenses sobre las naciones del mundo se silencien, ya no se los escuchará y Washington tenga que repensar su futuro, y muy probablemente una presencia estadounidense en el Medio Oriente será historia.

A los Estados Unidos, con una industria de fracking multimillonaria que acaba de fallarle al mercado europeo, debido al gas ruso a través de Nord Stream2, y que acaba de inaugurar Turkstream, le gustaría controlar el precio de los hidrocarburos para revivir la industria de fracking altamente endeudada. ¿Qué mejor manera que controlar Irán, y sus enormes reservas de gas, compartidas con Qatar?

Luego está la estrecha alianza entre Irán y China: China es el mayor cliente de gas de Irán. Washington percibe a China como una competidora mortal, y uno de esos objetivos diabólicos de Estados Unidos es impedirle la energía que hace prosperar la economía china. No pueden competir en un campo de juego parejo. Hacer trampa, mentir y manipular se ha convertido en parte de su estilo de vida occidental. Está profundamente arraigado en la historia y cultura occidentales.

Por supuesto, hay otras formas de suministrar a China los hidrocarburos que necesita. Rusia, con las mayores reservas de gas del mundo, podría aumentar fácilmente sus suministros.

En resumen, es poco probable que EE.UU. abandone el Medio Oriente, aunque algunos generales, e incluso algunos altos mandos del Pentágono, creen que esto sería lo más inteligente: ven la luz, y la luz no es la guerra, sino la PAZ.